9 señales que te permitirán renovar tu armario

Es tu prenda de vestir favorita. Sin embargo, hace mucho que no te la pones. Como se acercan las fiestas navideñas decides que ya es tiempo de sacarla del clóset. Pero para tu sorpresa, por más que insistes en lucirla, ¡no te sirve!  Descubre cuáles son esas señales silentes que te emite la ropa para alertarte que ya debes cambiar de tamaño.

Las costuras se expanden y no caen: Se supone que las costuras corran por lo largo de la pieza sin que parezcan que van a abrirse.

El cierre del zíper o cremallera no queda plano: Si se ve abultado, es que el entalle no es el correcto.

En un pantalón, la entrepierna se arruga de más: Esto sucede cuando es un tamaño más pequeño.

Al medirte una falda o un pantalón no puedes agacharte cómodamente: Es que probablemente la primera te queda estrecha mientras que el segundo está demasiado ajustado.

Te pruebas una chaqueta o una blusa con mangas y apenas puedes abrazarte: Esto es indicio de que te queda pequeña de espalda.

A partir de la rodilla, las patas del pantalón parecen las de un elefante por lo arrugadas: Si es así, es que muy probablemente necesitarás tomarle ruedo.

Las mangas de la chaqueta sobrepasan el nudillo de la muñeca y las de la blusa no lo cubre o lo sobrepasa: El largo correcto de las mangas de la chaqueta es sobre el nudillo en la muñeca y el de la camisa es justo después del nudillo. Cuando te pongas una chaqueta, la camisa debe verse no más de una pulgada. Esta regla aplica tanto a damas como a caballeros.

Los botones de la blusa están a punto de estallar en el área del busto o del abdomen: Si presentas esta situación, considera una pieza de la siguiente talla.

En un vestido largo, te tropiezas con el ruedo: Debes saber que en este caso, el ruedo debe llegar al ras del piso. Por ello, cuando vayas a hacer este ajuste, ve con los zapatos que  utilizarás con dicha pieza.