A Fuego trae sabor internacional a los quioscos de Luquillo

View Gallery
8 Photos
A Fuego trae sabor internacional a los quioscos de Luquillo

Foto: Yoel Parrilla / LMH

A Fuego trae sabor internacional a los quioscos de Luquillo

Foto: Yoel Parrilla / LMH

A Fuego trae sabor internacional a los quioscos de Luquillo

Foto: Yoel Parrilla / LMH

A Fuego trae sabor internacional a los quioscos de Luquillo

Foto: Yoel Parrilla / LMH

A Fuego trae sabor internacional a los quioscos de Luquillo

Foto: Yoel Parrilla / LMH

A Fuego trae sabor internacional a los quioscos de Luquillo

Foto: Yoel Parrilla / LMH

A Fuego trae sabor internacional a los quioscos de Luquillo

Foto: Yoel Parrilla / LMH

A Fuego trae sabor internacional a los quioscos de Luquillo

Foto: Yoel Parrilla / LMH

Los quioscos de Luquillo ya no se limitan a frituras, sino que cuentan con una oferta culinaria amplia y restaurantes cómodos y familiares con comida de alta calidad. A ellos se une A Fuego, una propuesta un poco diferente para este ambiente playero, con un variado menú y decoración temática sorprendente.

Luego de estar unos once meses bajo construcción, el restaurante de dos pisos abrió sus puertas a finales de junio, la culminación de un sueño que lleva varios años en desarrollo.

“Desde hace tres o cuatro años tomamos la decisión de irnos en plan de retiro, entre comillas, para Luquillo. Y decidimos abrir un restaurante con el fin de hacer un homenaje al 9/11 (los ataques terroristas del 11 de septiembre en Nueva York)”, reveló Astrid Vélez, copropietaria junto a su esposo Roberto Colón, durante una presentación a los medios de comunicación.

Específicamente le han redido tributo a los bomberos, creando un ambiente que celebra esta profesión por medio de murales, carteles, muñecos y otros objetos alusivos a una estación de bomberos. Tienen hasta la parte del frente de un camión de bomberos en el que visitantes se pueden montar para tomarse fotos.

“Quisimos lograr algo que fuera diferente, que nadie lo tuviese”, señala Vélez.

Se distinguen también por sus muebles, una combinación de mesas y sillas de metal bajitas o mesas de madera y sillas altas, con espacios más tipo lounge, con sofás y butacas de diferentes estilos. En el segundo piso tienen una barra y una terraza semiabierta con vista hasta la playa.

“Muchos de los detalles que ven en esta construcción no es coincidencia, viene de una planificacion muy meticulosa durante años. Tratamos de capturar lo que es lo rústico combinado con lo moderno, manteniendo el medio ambiente”, explicó Colón.

Para su menú optaron por combinar sabores puertorriqueños como los mofongos rellenos, el chillo entero frito y las chuletas Can-Can con acompañantes como arroz mamposteao, yuca frita al mojo o pilón de duofongo (mofongo de plántano verde y amarillo), con platos internacionales como bandeja paisa, un manjar colombiano que lleva huevo frito, arepa colombiana, carne molida, chorizo, chicharrón de cerdo, arroz blanco y habichuelas, con un pedazo de aguacate. En lo posible, utilizan productos locales, incluyendo la pesca y las langostas, y dependiendo de la disponibilidad de diferentes ingredientes, hacen los especiales de la pizarra.

Todos los platos son ejecutados muy diestramente por el equipo de cocina, liderado por el chef ejecutivo José Juan Martínez Ramos, quien tiene sobre 20 años de experiencia en restaurantes de alta gama y hoteleros.

La comida se puede acompañar con un trago de la casa, muchos confeccionados a base de ron, como el Coco-Loco A Fuego, un tipo de piña colada reforzada que lleva ron blanco, vodka, tequila, crema de coco y extracto de piña; o el Bombero Island, que lleva una combinación de rones de sabor con sour mix y jugo de arándanos. Ofrecen además una selección de vinos por botella o por copa a muy buen precio.

El restaurante A Fuego está ubicado en el #50 en los quioscos de Luquillo.