Carolina Herrera, ejemplo de elegancia en el mundo de la moda

Modelo de elegancia, Carolina Herrera, se ha destacado por acentuar la feminidad de la mujer. Su más reciente colección para el New York Fashion Week 2017 nos hizo caer de rodillas y por eso la escogimos como nuestra #WomanCrushWednesday de la semana.

#CarolinaHerrera soaking up the summer sun. #tbt

A post shared by CAROLINA HERRERA (@carolinaherrera) on

Esta diseñadora venezolana, a sus 78 años, ha construido un imperio en el que las mujeres pueden imitar su estilo excepcional, como lo han descrito varias revistas.

Aquí te contamos cinco detalles que no conocías de la empresaria:

Desde muy temprana edad, Herrera fue parte del mundo de la moda cuando su abuela la llevaba a los fashion shows de Balenciaga y le compraba ropa de Dior y Lanvin, razón por la cual se habituó a usar y ver ropa de marca.

Su papá, Guillermo Pacanins Acevedo, era un oficial de la fuerza aérea y luego se convirtió en el gobernador de Caracas, Venezuela. Este mantuvo su puesto en el gobierno desde el 1950 hasta el 1958. Herrera acostumbraba a asistir a las fiestas de galas a las cuales los invitaban. Su nombre de nacimiento es María Carolina Josefina Pacanins Niño. Su madre se llamaba María Cristina Niño.

That final #CarolinaHerrera touch. #Fall17 #InStore

A post shared by CAROLINA HERRERA (@carolinaherrera) on

Herrera se ha casado dos veces. La primera vez, se unió a sus 18 años, a Guillermo Behrens con quien tuvo dos hijas, luego la pareja se divorció. Su segundo matrimonio fue con Reinaldo Herrera Guevara, quien heredó el título español de Marquesado de Torre Casa, desde el 1975 hasta el 1992. Herrera Guevara perdió el título cuando la pareja no pudo tener un hijo varón. Su esposo es uno de los editores de la revista Vanity Fair.

Herrera comenzó su propia marca de ropa en el 1981 cuando su amiga y editora de Vogue, Diana Vreeland, se lo sugirió. Su primer fashion show fue el mismo año, y en el desfiló la supermodelo, Iman. Sus diseños se enfocan en piezas elegantes que nunca pierden vigencia.

De las clientas más famosas que la diseñadora ha vestido se encuentran: Jacqueline Kennedy Onassis, Laura Bush, Michelle Obama y Melania Trump. Les diseñó los vestidos de boda a Caroline Kennedy, la princesa Diana y Renée Zellweger.