Cinco películas que nos han hecho amar la moda

El amor por la moda nos puede llegar por diferentes razones, a veces por las revistas, programas de televisión, por alguien cercano o hasta de la nada, pero también nos puede llegar de una de las cosas que aunque no nos demos cuenta influyen mucho en nuestras vidas: las películas.

Aunque en muchos filmes hemos visto ropa hermosa que nos encanta, hay cinco películas en especial que nos han hecho amar la moda.

The Devil Wears Prada: La película del 2006 protagonizada por Anne Hathaway y Meryl Streep, es definitivamente una de las películas que más nos enamora por las hermosas piezas de ropa que muestra durante toda la historia. Con la presencia de personalidades del mundo de la moda como Heidi Klum, Valentino Garavani y Bridget Hall, este es uno de los filmes que más nos hace querer cambiar nuestro closet por el de la protagonista de la historia, quien al principio no sabe nada de la moda.

Breakfast at Tiffany’s: El clásico protagonizado por la bella Audrey Hepburn, es sin duda un gran ejemplo de lo bien que puedes lucir tu little black dress. Enamorada de una de las tiendas de joyería más prestigiosas del mundo de la moda, la protagonista siempre que aparece en pantalla luce bella y con ropa que todas quisiéramos, en especial los diferentes trajes negros que combina con sombreros y accesorios espectaculares.

Legally Blonde: La historia del 2001 en donde Reese Witherspoon va a estudiar a Harvard tras su ex novio, entra en la lista pues esta es una rubia amante de la moda y la belleza, que logra combinar su estilo e inteligencia hasta convertirse en una abogada exitosa.

Sex and the City: La película que surge tras el éxito de la serie donde Sarah Jessica Parker se colocó como un ícono de la moda, la película al igual que la serie muestra a una Carrie muy a la moda con toda la ropa que amamos.

Confessions of a Shopaholic: Una chica que vive en Nueva York, es una adicta a comprar, sí así como muchas de nosotras, y entre todas las cosas que compra podemos ver un sinnúmero de piezas de ropa que todas querríamos tener.