Estos fueron los grandes ganadores de los Emmy 2017

The Handmaid’s Tale fue coronada como la mejor serie de drama en los Emmy y se llevó los premios al mejor guion y dirección, además de merecerle los premios a la mejor actriz y actriz de reparto, los cuales recayeron en Elizabeth Moss y Ann Dowd, respectivamente. Veep y Saturday Night Live también ganaron en grande.

Sterling K. Brown obtuvo su segundo Emmy consecutivo por su papel en la serie This Is Us y en su discurso de aceptación honró a Andre Braugher, quien fue el último actor negro en recibir uno de los premios principales, por Homicide: Life on the Street, en 1998.

“Se siente diferente, pero por razones distintas. Soy el primer afroestadounidense nominado en 16 años. Eso me impresiona”, expresó.

Moss ganó su primer Emmy y le agradeció a su madre en un discurso que estuvo salpicado de improperios.

Donald Glover se impuso como mejor actor en la serie de comedia Atlanta, creada por él; mientras que Julia Louis-Dreyfus fue agasajada por sexta ocasión por su papel de una política egocéntrica, en Veep, nombrada mejor serie de comedia por tercera vez.

“Quiero agradecerle a Trump por hacer que la gente negra sea No. 1 en la lista de los más oprimidos. Él probablemente es la razón por la cual yo estoy hoy aquí”, dijo Glover, al tiempo que reconoció que la industria del entretenimiento y los Emmy se ha inclinado hacia la política sin parar bajo la presidencia de Donald Trump.

Junto con los Emmy que ganó por Seinfeld y The New Adventures of Old Christine, Louis-Dreyfus empató la marca de Cloris Leachman a la actriz más premiada en los Emmy.

Saturday Night Live triunfó más temprano por una temporada de críticas y parodias sobre el presidente Donald Trump, algo que el anfitrión de los Emmy, Stephen Colbert, también hizo en la ceremonia.

“Recuerdo la primera vez que ganamos este premio”, dijo el creador de SNL, Lorne Michaels, al aceptar el premio al mejor programa de variedades y comedia. “Fue después de la primera temporada en 1976. Recuerdo que pensé… este fue el punto álgido y nunca habrá otra temporada tan loca, tan impredecible, tan aterradora, tan agotadora o tan excitante. Resulta que me equivoqué”.

SNL, que disfruta de una ola de atención y altos ratings por sus críticas parodias sobre Trump y su administración, fue honrado como mejor programa de variedades y comedia.

Los trofeos a los mejores actores de reparto en una serie de comedia fueron para Kate McKinnon, por su interpretación de Hillary Clinton en SNL, y Alec Baldwin, por su parodia de Trump en el mismo programa de NBC.

Kate le agradeció a Clinton por su “gracia y coraje”. Baldwin le habló directamente a Trump, quien se había quejado de que no le habían dado un Emmy como anfitrión de The Celebrity Apprentice: “Supongo que debo decir que por fin, señor presidente, aquí está su Emmy”, dijo el actor.

Melissa McCarthy fue honrada la semana pasada con un Emmy a las artes creativas por su papel como invitada en SNL, donde interpretó a Sean Spicer. El exsecretario de prensa de la Casa Blanca hizo una sorpresiva aparición en los Emmy, arrastrando su propio podio al escenario.

“Esta será la mayor audiencia que atestigüe un Emmy, punto, tanto en persona como alrededor del mundo”, gritó Spicer el domingo con autoridad, haciendo eco de su alegato de que la juramentación del presidente Donald Trump fue la más grande de la historia y evocando la frenética interpretación que hizo McCarthy de su persona.

El número musical de apertura de Colbert, con la ayuda de Chance the Rapper, incluyó la canción “Everything Is Better on TV” (“Todo es mejor en la TV”), que repetidas veces criticó a Trump, mencionando sus vínculos con Rusia e incluyendo la frase “incluso la traición es mejor en la TV”.

John Lithgow, quien recibió el premio al mejor actor de reparto en una serie de drama, por su interpretación del líder británico Winston Churchill, en The Crown, hizo un comentario político más diplomático.

“Más que nada debo agradecerle a Winston Churchill. En estos momentos locos, su vida, aun como un hombre viejo, nos recuerda cómo luce realmente el valor y liderazgo en el gobierno”, dijo Lithgow.

Muchas celebridades usaron listones azules en apoyo de la American Civil Liberties Union, que buscó arrojar luz a los aprietos de los jóvenes inmigrantes conocidos como dreamers, cuyos padres los trajeron de niños a Estados Unidos sin autorización, y ahora enfrentan su posible deportación.

Big Little Lies se llevó el premio a la mejor serie limitada y le mereció galardones a Nicole Kidman como mejor actriz, y a Alexander Skarsgard y Laura Dern por sus papeles de reparto.

“Más papeles maravillosos para mujeres, por favor”, pidió Kidman mientras ella y su compañera productora ejecutiva y protagonista, Reese Witherspoon, aceptaban el premio a la miniserie.

Riz Ahmed se alzó con el premio al mejor actor en una serie limitada por The Night Of, y Black Mirror: San Junipero, con el de mejor película hecha para TV.

Lena Waithe se convirtió en la primera mujer afroamericana en ganar un Emmy por el guion de una comedia, Master of None, que compartió con el creador de la serie Aziz Ansari, que es de ascendencia hindú.

“Las cosas que nos diferencian, esos son los superpoderes”, dijo Waithe. “Gracias por acoger a un niñito indio de Carolina del Sur y a una niña negra rara del sur de Chicago”, expresó, recibiendo una gran ovación del público en el teatro.

El presidente y director ejecutivo de la Academia de TV, Hayma Washington, rindió homenaje a la creciente diversidad en la pantalla chica. Eso se reflejó en el número récord de actores negros nominados, pero los latinos fueron pasados por alto y Ansari fue el único contendiente de origen asiático.

The Voice ganó la categoría de reality de competencia. Last Week Tonight with John Oliver se impuso como mejor serie de tertulia, con lo que Colbert y Jimmy Kimmel hicieron un chiste en el que levantaron sus copas y especularon que quizás, como ocurrió este año en los premios Óscar, leyeron al ganador equivocado.

El segmento “In Memoriam” tuvo varias exclusiones notables, como la de Dick Gregory y la de Harry Dean Stanton.