[FOTOS] Todo un mundo de ron

View Gallery
10 Photos
[FOTOS] Todo un mundo de ron

Foto: Felipe Torres / LMH

[FOTOS] Todo un mundo de ron

Foto: Felipe Torres / LMH

[FOTOS] Todo un mundo de ron

Foto: Felipe Torres / LMH

[FOTOS] Todo un mundo de ron

Foto: Felipe Torres / LMH

[FOTOS] Todo un mundo de ron

Foto: Felipe Torres / LMH

[FOTOS] Todo un mundo de ron

Foto: Felipe Torres / LMH

[FOTOS] Todo un mundo de ron

Foto: Felipe Torres / LMH

[FOTOS] Todo un mundo de ron

Foto: Felipe Torres / LMH

[FOTOS] Todo un mundo de ron

Foto: Felipe Torres / LMH

[FOTOS] Todo un mundo de ron

Foto: Felipe Torres / LMH

El ron está teniendo su momento. Muchos mixólogos lo incorporan a tragos clásicos como el old fashioned para darle un nuevo giro. Sin embargo, muchos de los rones ahora disponibles en la isla, tanto locales como extranjeros, merecen servirse solos o en las rocas para disfrutarse como cualquier single malt.

En Puerto Rico es difícil separar la imagen del ron de los tragos casuales como el cubalibre y la piña colada. En parte eso es porque no hay mucho conocimiento sobre las cualidades de los diferentes tipos de rones y su producción.

La realidad es que hay rones para cada ocasión, sea mezclado con jugo o refresco para pasar un rato en la playa, o sobre hielo, para tener una experiencia gustativa y olfativa singular. En ese sentido es como el vino, señala el experto en rones Ahmed Naveira. Hay días que uno prefiere un vino de mesa y otros en que buscas un vino más sustancial y complejo.

“Con el ron uno hace lo mismo. Hay veces que uno se siente de cogerlo bien con calma y estar mucho rato con ese vaso en la mano, pues tiene distintas experiencias y por eso son tan buenos todos”, indica el dueño de Bar-Evo, compañía que organiza degustaciones de rones y cigarros.

Por dónde empezar

Las personas que no acostumbran tomar ron tienen muchos puntos de entrada si les interesa conocer más sobre este licor.

“Si alguien va a mi negocio y me dice: ‘Usualmente no tomo ron, ¿con qué debo empezar?’ La pregunta inmediata es: ¿qué usualmente la persona toma? Porque eso te va ayudar a identificar el paladar de ese comensal”, explica Naveira.

Si a la persona le encanta el wiski o el brandi, puede buscar rones que tengan un perfil de sabores parecidos. Un bebedor de burbon, por ejemplo, podría comenzar con algún ron Zafra, ya que son añejados en barricas de este estilo de wiski.

“Todo cliente que consuma algún espíritu oscuro es candidato perfecto para comenzar a tomar ron. Más difíciles son las personas que generalmente toman vodka y ron blanco. Para ellas es importante identificar cómo lo toman”, elabora.

Las personas que optan por tragos mezclados van a querer un ron que sepa más frutoso, que sea más dulce y refrescante y menos alcohólico. Por eso, Naveira se iría por un ron de gran añejo como el Abuelo Centuria. “De ahí lo vas bajando a rones que son más agresivos en el sabor a alcohol”, indica. En otras palabras, rones más jóvenes.

Para poder escoger el mejor ron para el paladar de la persona es importante conocer qué le da sus atributos particulares.

ADN del ron

La base de todo ron es la caña de azúcar, aunque en diferentes manifestaciones. Algunos rones utilizan jugo de caña virgen, sirope de azúcar o melaza. Países que no producen su propia caña, como Puerto Rico, compran esta materia prima a otros países productores como Venezuela y México, asegurándose de que sea la variedad de caña que buscan, en el caso de Puerto Rico, es caña de azúcar blanca, tipo A, indica Naveira.

Sin embargo, con tal de que la caña sea de alta calidad, el origen no es importante. Los elementos que le dan a cada ron su sabor y estilo son controlados por los mismos manufactureros: la levadura cultivada y la mezcla.

La levadura cultivada es el “ADN de todo manufacturero”, describe Naveira. “Es lo que identifica [cada ron] con sabor a Barrilito, sabor a Don Q, sabor a Bacardí, por eso es que cada uno de ellos puede usar melaza importada sin afectar el sabor final de su producto”, explica.

Luego de destilarse, el ron es añejado en barricas de madera que pueden ser vírgenes o haber contenido previamente burbon, jerez, brandi u otros destilados. El añejamiento puede ser por tan poco tiempo como un año o tanto como treinta años. Con esto se crean las mezclas o blends que componen el ron.

Dentro de la botella van a haber rones con diferentes añejadas, ya que cada uno le imparte características y atributos que el maestro del ron busca en el resultado final.

“Los atributos que tienes en un ron de seis años, esos sabores, taninos y notas alcohólicas, una vez ese ron se convierte en siete años, ya eso lo perdiste. Ahora es otra cosa que sabe diferente a la anterior”, explica.

Esa diferencia se vuelve más marcada según más años el ron pasa en barrica. Al crear el blend usan rones más jóvenes para balancear los sabores, aromas, textura y contenido alcohólico de los rones más antiguos, creando el sabor único de ese ron.

Si la botella tiene un número, como Zafra 10 o Bacardí 8, es indicativo del ron más joven dentro de esa mezcla.

Estilos

Ron blanco: Se añeja un año, sale con un color ámbar. Se filtra con carbón activado y va perdiendo color, aroma y sabor para traerlo de nuevo a un espíritu incoloro. Todo ron blanco está hecho para mezclarse.

Ron oro: Añejamiento de dos a tres años. Vas a tener un poco más de sabor a lo que es la madera y la materia prima que utilizó el manufacturero, sea jugo de caña virgen, sirope de azúcar o melaza.

Rones oscuros: Añejamiento de cuatro a siete años. Este ron está en la zona perfecta, porque quien prefiere el ron en las rocas se lo va tomar, ya que mantiene los sabores de la materia prima, la madera y los taninos, y quien lo prefiere mezclado le va encantar, porque le da elegancia y puede sustituir otros licores oscuros en cócteles clásicos.

Ron añejo o premium: Se añeja de ocho años en adelante. En su gran mayoría está diseñado para que se deguste solo, ya sea en las rocas o sin hielo. ¡Ojo! Añadirle hielo o agua nunca está mal, ya que el agua abre más el espíritu. Pruebas menos el alcohol y se resaltan los taninos, la madera o los distintos atributos. Sin embargo, no es ideal si uno quiere apreciar el aroma del ron.

Ron agrícola: Es una denominación de origen francés. Francia utiliza las denominaciones de origen para distinguir y controlar la calidad de sus productos como el coñac, el armañac y el champán. Decidieron hacer lo mismo con rones producidos en sus regiones, incluyendo las islas caribeñas Guadalupe y Martinica. Para ser ron agrícola debe ser producido con cañas vírgenes, 100 % en el origen, aunque muchos son embotellados en Francia.

Ron de Puerto Rico

Puerto Rico es de los productores más importantes de ron en el mundo y hay ciertos estándares establecidos para garantizar su calidad.

Lo primero es que todo ron puertorriqueño debe estar añejado por un mínimo de un año, incluyendo el ron blanco. La barrica debe ser de madera de roble blanco y los almacenes no pueden tener temperatura controlada. Debe ser un proceso completamente natural.

“Ese proceso organoléptico que ocurre en el barril, al tú controlar la temperatura, no hace el mismo efecto. No todos los días son iguales, hay unos con más humedad. Mañana puede ser un día con más lluvia, más seco y todo eso es parte de la magia del añejamiento”, explica Naveira.

Como resultado, los rones puertorriqueños son por lo general de cuerpo ligero a mediano.