Modifica tu rutina de belleza después de tomar sol

Fuiste a la playa y resulta que, aunque trataste de evitar una quemadura de sol, tu nariz y tus cachetes han cambiado de color y sonreír duele. Cuando esto ocurre, debes tomar más precauciones con tu piel y cambiar tus rutinas de belleza para que la piel se pueda curar más rápido.

(iStock)

“La piel toma de seis a siete días en curarse y volver a formar una capa saludable de piel”, explicó el dermatólogo Edgardo Rodríguez Vallecillo en una entrevista con IMAGEN.

Cuando la piel esté en ese proceso de mudar y sanarse, lo primero que debes hacer es evitar el uso de exfoliadores. Esto no ayudará a mudar la piel más rápido, sino que te lastimará aún más y hará que la piel tarde más en sanarse.

Cuando la quemadura es reciente, debes aplicar áloe vera lo antes posible para ayudar a enfriar el área y estimular las células de la piel para que se puedan regenerar. Este gel también ayudará a bajar la inflamación.

“La humectación es lo más importante después de la playa”, comentó el doctor Rodríguez Vallecillo. Por eso, debes tomar mucha agua y untarte humectante después de un día en la playa. Para la cara, existen ciertos tipos de humectante que no tienen aceite y son libres de fragancia.

No es recomendable usar maquillaje después de una quemadura de sol, aunque sea para esconder el hecho de que te quemaste o tu piel se está descamando. En estos casos, debes modificar algunos de los pasos de tu rutina de belleza y cuidado de la piel.

Evita cualquier producto con alcohol, ya que este puede deshidratar aún más la piel. También, elimina los tónicos durante esa semana que tu piel está en recuperación. No te preocupes por usar bronzer o rubor, ya que el sol te ha dado esos colores naturalmente.

El bálsamo labial es tu mejor amigo en estos momentos y los labiales mate pueden incomodarte por su tendencia de resecar los labios.

Toma la semana después de una quemadura de sol como un break de maquillaje y de los químicos que manipulan tu piel.