Preguntas al organizar tu boda

Son tantas las interrogantes que surgen en el momento en que comienzas, junto a tu pareja, a planificar la boda, que puede ser que les invada un aire de incertidumbre. ¡Tranquilos! La coordinadora de eventos Pao-Pei Irizarry responde algunas de las preguntas que surgen en este proceso.

(iStock)

P: Mi hermana contrató a un decorador para su boda. Ella y su pareja estaban muy contentos con su trabajo hasta que publicó en sus redes sociales fotos de la decoración antes de que mi hermana la viera en persona. Me caso pronto y no quisiera pasar por esa mala experiencia. ¿Qué puedo hacer para evitarlo?

R: “Lamento mucho la desilusión sufrida por tu hermana. Es el pan nuestro de cada día, pues hay suplidores que no se dan cuenta que no se trata de ellos,  sino del cliente, que paga miles de dólares por el servicio. En nuestro caso, la política de publicación es por 24 horas. Ningún suplidor puede publicar fotos del evento hasta pasado dicho período de tiempo. Pueden añadir un párrafo a mano en el contrato del suplidor que estipule el derecho a la privacidad. Comuniquen su inquietud, de modo que garanticen el respeto a ser los primeros en ver el lugar ya decorado, en lugar de que sea publicado en las redes sociales sin que ustedes lo disfruten. También pueden incluir que no se hagan Facebooklive en los que se vean tus invitados y por esta imprudencia del suplidor se busquen un problema. Muchos no entienden que una boda es un evento privado, aunque se haga en un sitio público. Más aún si están en un salón privado, que algún suplidor publique una foto o video sin la autorización de los que allí están, puede ser tremendo dolor de cabeza para muchos. Cuentas claras conservan amistades…”.

P: En el local donde haremos la recepción nos ofrecen tener el concepto de barra abierta. ¿Cuán beneficioso es para nosotros hacerlo de esta manera?

R: “Tomen la barra abierta y olvídense de buscar y cargar la bebida. El paladar del bebedor es cada vez más exigente y costoso. Si pueden pagarlo, háganlo. Si tienen algún licor o bebida favoritos, pueden solicitarlo al local”.

P: Deseamos una boda fuera de lo común. Sin embargo, hemos tenido cierta resistencia por parte de  la coordinadora, pues nos dice que debemos seguir el protocolo tradicional al pie de la letra. ¿Será que podamos adaptar el protocolo a lo que deseamos hacer?

R: “Entiendo que no es la coordinadora la que debe tomar la decisión de cómo será su boda. Podrá dar su opinión y su consejo como experta, pero la boda se hace como digan los novios. Si la coordinadora no puede entender, innovar, suplir, comprender, adaptarse y complacer a su cliente, deben buscar otra. El protocolo debe respetarse pero no tiene que ser riguroso, pueden adaptarlo a lo que ustedes quieren sin perder el orden, la elegancia y la gracia”.

P: Me aterra pensar que los invitados a la boda arruinen las fotos profesionales por estar parándose en el medio e interrumpir el trabajo del fotógrafo para tomar fotos con sus teléfonos celulares. ¿De qué manera, que suene elegante, puedo dejarles saber que no tomen fotos durante la ceremonia y la parte protocolar de la boda?

R: “¡Fácil! Según los invitados van entrando se les entrega una bolsita para que pongan su teléfono con su nombre en una canasta muy bonita y simpática, la cual deben mantener bien custodiada. Aquellos que por alguna razón no puedan dejarlo, se les deja saber muy firme –pero respetuosamente– que las fotos están prohibidas. Sí, por favor, porque qué mucha gente daña foto hay, ignoran totalmente el costo de un fotógrafo”.

P: ¡Ayuda, estoy aturdida! Me la paso viendo páginas de Internet que ofrecen ideas. Cuando mi prometido y yo nos reunimos con el decorador, no supimos cómo expresarle lo que queremos plasmar en la ambientación. Estamos a ley de dos meses para la boda y no hemos determinado nada. ¿Cómo hacemos para comunicar lo que deseamos y que nos entienda?

R: “Ese es el problema, que ven tantas cosas que no saben lo que quieren, confunden lo que desean con lo que no. El decorador se las tiene que ingeniar para darles creación. La mayoría de lo que ven es pura foto, cuando lo llevan a la realidad, no sirve. Por lo menos empiecen por el color, lo que no les gusta y lo que sí. Dejen que creen algo especial para ustedes, no copien a nadie. Pero más importante, que tengan el presupuesto para que el decorador pueda complacerlos en lo que quieren”.