Taller de mezclas de wiski escocés

Entre probetas, tubos de ensayo y batas de laboratorio, World Class Puerto Rico presentó su primer laboratorio de wiskis en la isla. En un exclusivo evento, en el Atelier de Cocina Abierta, Arturo Savage, embajador global del porfolio de wiskis de Diageo, guió a un selecto grupo a través de la experimentación y creación de su propia mezcla de wiski escocés en estaciones de laboratorio compuestas por instrumentos científicos, seis tipos de maltas distintos y un wiski de granos.

“Este laboratorio de wiskis nació en mi cocina, ha viajado el mundo, y ahora ha llegado a Puerto Rico. El propósito de esta iniciativa es brindar a los participantes la oportunidad de conocer y descubrir las maravillas detrás de la manipulación y la mezcla de varios wiskis de malta tales como Cardhu, Talisker y Singleton, y que puedan crear su propia versión de wiski escocés”, expresó Savage durante el evento.

Arturo Savage (Suministrada)

“La intención inicial es hacer que ustedes tengan una inmersión profunda en lo que es wiski escocés, más allá de una cata. Es principalmente encontrar cómo se estructura un blend. Por lo general, la gente prueba un wiski y muchas veces he escuchado que sabe a wiski. O sea, no puede saber a otra cosa. Principalmente es cómo está estructurado un blend”, apreció.

Un blended scotch whisky, o wiski de mezcla escocés, se elabora mezclando wiskis de malta (single malts) y wiskis de grano. “La idea de la sesión de hoy es que hagan su propio blend, lo prueben, y dentro de esa elaboración, descubran las maravillas que hay detrás del arte de la mezcla”, instó Savage.

El wiski de malta es elaborado solo con cebada malteada, agua y levadura, en una sola destilería. Tradicionalmente, provienen de diferentes regiones de Escocia, y se distinguen por características específicas como el olor a fruta, la frescura, la cualidad maltosa y el olor ahumado. Estos wiskis son la base de sabor de un blend.

Por otro lado, el wiski de grano tiene como ingrediente principal el maíz, el trigo o ambos. Es un wiski “poco ambicioso”, como dice Savage, en cuanto a sabores y aromas. Sirve como una base para el blend y diluye un poco la intensidad de las maltas.

“¿Cuál es esa proporción? Va a depender del master blender y por lo general las proporciones en Escocia van desde 70 % grano y 30 % malta, eso viene siendo como un secreto a mil voces. Lo que van a hacer hoy y más o menos lo que trabaja la Casa Walker es 50 % grano y 50 % malta. Al haber un mayor porcentaje de malta, evidentemente, eso se va a traducir en mayor riqueza aromática, de sabores y definitivamente, una experiencia organoléptica mucho más intensa”, señaló.

(Suministrada)

En el laboratorio de wiskis, los invitados, de la mano de Savage, pudieron conocer las notas y características de los wiskis Haig Club, Cardhu, Talisker, Singleton, Glenlivet, Caol Ila y Dalwhinnie. Utilizando goteros y cilindros graduados, seleccionaron distintos wiskis y cantidades de estos para unirlos en probetas y culminar embotellando su propia mezcla de wiski de escocés.

Al finalizar la sesión de laboratorio, los invitados degustaron interesantes platos creados para la ocasión por la chef Zulaida Escobar, del Atelier de Cocina Abierta, y cócteles confeccionados por el mixólogo Danny Andújar.