Tips para escoger el bizcocho de novias

Al llegar a la recepción, y luego de admirar la decoración, la atención de todos los invitados se dirige a un elemento icónico de la celebración: el pastel de bodas. Hermoso e imponente, espera pacientemente a ser degustado casi al filo de concluir la fiesta.

Antes de que lo seleccionen, es preciso que consideren tres detalles: la fecha, la localidad en la que se llevará a cabo el ágape nupcial y el estilo de la decoración. Además, tomen en cuenta las recomendaciones que detallamos a continuación:

Busquen ideas

Al momento de encargarlo, lleven cortes de revistas o fotos de sugerencias que hayan visto en Internet, expliquen el concepto de la decoración que usarán, cómo será el vestido de novia y el tema elegido. Todo esto le ayudará al experto a conocer sus gustos y lograr un excelente diseño. Solicitar muestras de algunos de sus trabajos es una práctica que puede ayudarlos.  

Usen la creatividad

Las tendencias son variadas. Hay novios que prefieren bizcochos cuadrados y otros redondos. En estos momentos, los diseños suelen ser más simples y lo que predomina es el color escogido.

Opten por una cubierta distinta

En lugar de la pasta laminada, pueden usar una cubierta de merengue para el bizcocho. O simplemente, ¡que no tenga azucarado! Estas dos opciones se estilan para bodas más casuales o al aire libre. Por su parte, la pasta laminada imparte un aire de elegancia y formalidad.

La variedad está en el gusto

Cuando elijan la masa, usen la creatividad. Pueden optar por un sabor distinto en cada torta, pero consideren que mientras más agreguen, más pedazos querrán probar sus invitados. Es por ello que se recomienda que ordenen de 20 a 25 porciones adicionales.

Separen con tiempo

Deben hacer el contrato entre seis y nueve meses antes de la boda. Si contraen nupcias en febrero, marzo, verano o Navidad, se recomienda que se haga con doce meses de antelación. Sin embargo, los detalles del diseño y el sabor los pueden decidir cuando apenas falten tres meses para el evento.

Costo por pedazo

Por lo regular dependerá de la cantidad de invitados, los detalles de confección y el lugar de entrega. Deben calcular al menos $4 por pedazo, aunque esto varía por repostero. En la mayoría de los casos se requiere un depósito del 50 por ciento del costo total al hacer la orden y firmar el contrato. El resto del dinero deberá pagarse el día de la boda.  

Una probadita

Pueden solicitar muestras del sabor de la torta y de la pasta laminada previamente. Por lo regular, el experto prepara tres sabores para que elijan el que satisfaga sus exigencias y expectativas.  

¡Contrato en mano!

Exijan que les garanticen la fecha y la hora de entrega. Se debe incluir una copia del modelo seleccionado y especificar todos los detalles del bizcocho como el diseño, los colores y el sabor. Verifíquenlos una semana antes de la boda por si hay algún cambio.

Coordinen la entrega

Para poder hacer el montaje adecuado el bizcocho debe estar en el lugar de la recepción por lo menos una hora antes de iniciar la fiesta. Así se evita que se afecte con el calor, ya que la mayoría de los locales enciende el acondicionador de aire una hora antes del evento o tiene sus restricciones al respecto.