[VÍDEO Y FOTOS] Sombrero Panamá: pieza legendaria de gran vigencia

Fotos: Felipe Torres / Video: Juan José Rodríguez

Cuando el expresidente de los Estados Unidos, Theodore Roosevelt, recibió como regalo un sombrero blanco, confeccionado en Ecuador con las hojas de la palma de toquilla y adornado con una banda negra, jamás sospechó que la pieza recibida como parte de una visita suya en el 1906 para observar la construcción del canal de Panamá, se convertiría en un icono del buen vestir masculino.

La utilización de este sombrero se ha extendido a nivel mundial, principalmente en los países tropicales. Gustavo Lerner, propietario de la tienda El Galpón, en el Viejo San Juan, afirma que “un sombrero Panamá genuino debe guardar tres características: la confección a mano con la palma toquilla, ser de tejido concéntrico y elaborado en Ecuador”.

Un proceso artesanal

El proceso de diseño y elaboración artesanal del sombrero puede durar hasta seis meses. “Los agricultores que plantan los arbustos los cortan al llegar a cierta altura. Luego hierven las hojas al carbón en unas ollas de hierro. Una vez las hojas se secan al natural, se aplanan con un martillo de madera sobre una base del mismo material. Todo el proceso es manual”, especificó Lerner.

La tarea del tejido es realizada siempre por mujeres. “Y no es que se sientan solo a tejer, es que lo hacen mientras caminan por la calle, amamantan a sus hijos o realizan cualquier actividad diaria. El hombre termina de apretar las hebras o hacer el nudo final”, contó el experto. Al tratarse de una actividad manual, lo apretado del tejido varía. Este es un aspecto que hace que los sombreros Panamá sean parecidos entre sí, no idénticos.

Otro detalle: el tejido se realiza en días húmedos. “Esto es así porque la palma tiene más flexibilidad y el tejido se aprieta más. Si el día está lluvioso, mejor”, explicó.

Cambio de color

En esta etapa corresponde teñir el tejido del color que el diseñador ha previsto. Para esto, se emplean unas sustancias naturales, conocidas como anilinas. Al tratarse de tejido natural, muchas veces da más trabajo lograr los colores brillantes u oscuros. “Las hojas que quedan en la parte de arriba del arbusto reciben más luz, por lo tanto tienen más clorofila y tiñen más claro. Entonces es difícil pintarlas de tonos oscuros o brillantes. En ocasiones, esos sombreros se mandan a lijar a mano para lograr un efecto desgastado que está muy de moda”, señaló Lerner.

Para lograr el efecto blancuzco, color hueso, lo que se hace es que después de hervidas las hebras se encierran en una habitación con azufre. En el caso del sombrero color arena, se le aplica marrón y luego, blanco. Al final, se secan al sol.

Tomando forma

El sombrero toma su forma mediante la utilización de una maquinaria que trabaja a base de presión y vapor. “La primera horma es para crear el ala, la segunda para darle forma a la copa. A los sombreros que elaboro, les pongo un hilo de nilón, se hace un dobladillo y se corta. Si alguno luce manoseado, se le da una prensada más. Luego se coloca el tafilete, que es la banda interior junto a la etiqueta. Después de otra ahornada se le pone la cinta exterior que adorna la copa”, detalló el también empresario.

Terminado el sombrero, se revisa para saber si hay que llevarlo a “pasar pajilla”. “En este proceso se inspecciona cada pieza y si se ve alguna hebra que no agarró bien el color, se remueve y se le borda una nueva. Así el patrón queda más parejo. Después de eso, se le puede dar una prensada, incluso otra antes de empacarlo”, sostuvo Lerner.

¡A cuidarlo!

Como toda pieza artesanal, el sombrero Panamá requiere unos cuidados específicos. En caso de que pierda un poco su forma, la recuperarás con vapor. “Como la fibra está caliente y húmeda, es fácil devolver la forma original al sombrero”, concluyó nuestro entrevistado para de inmediato destacar que “el sombrero se ha convertido en un accesorio tan vital como es el reloj o un par de gafas”.

Datos de interés

* El sombrero se compone de dos partes: la copa y el ala.

* El tamaño del ala debe guardar proporción con tu rostro. Sin embargo, si lo que buscas es protección, este criterio queda descartado.

* Cuando te pongas un sombrero, tómalo por la orilla del ala y llévalo a la cabeza. Jamás lo agarres por la copa.

* Debes guardar una distancia aproximada de un dedo entre el borde de la copa del sombrero y las orejas.

* Entre la copa y la cabeza debes observar cierta distancia para que el aire fluya y no te acalores.

* Al colocarte el sombrero, el ala debe quedar paralela al suelo.

Diversos tipos

Aunque parecidos, los sombreros Panamá ostentan diferentes tipos de copas y alas. Entre las más conocidas están:

Aussie – La copa exhibe un tejido más abierto que permite una mayor circulación de aire. Se utiliza para jugar golf y su ala es grande.

Borsalino – El pellizco en la copa es más acentuado, mientras que el ala es mediana.

Diamante – La copa tiene la forma de dicha piedra preciosa, siendo la parte trasera un poco más alta. El ala es prominente.

Pork pie – Los primeros se confeccionaron teniendo como molde los recipientes usados para hacer los pies de cerdo y vegetales. Su copa es ovalada y el ala es corta.

Tradicional – Es de color hueso, de copa y ala medianas.

Trilby – La ligera pinza que exhibe en la copa hace que tome una forma de gota. Su ala es pequeña.