10 errores más comunes al pasarte la plancha de pelo

Escuchas un sonido crujiente, que podrías confundir con unas papas friéndose, pero… el olor te recuerda que lo que se quema es TU PELO.

PlanchaPelo1

Aunque es una de las herramientas más utilizadas, la plancha de pelo es también una de las más temidas. En gran parte, porque no sabemos utilizarla adecuadamente.

Por eso, el estilista David López enumeró estos errores comunes para la revista SELF. Tenlos en cuenta para que la plancha de cabello no te lleve por el camino de la amargura.

PlanchaPelo2

1) Ignoras totalmente las palabras “cerámica”, “turmalina” y “titanio”, en el empaque.

Cuando estás comprando una plancha de pelo nueva, hay varias cosas a considerar. La pregunta más importante que debes hacerte es: ¿de qué están hechas sus placas? Regularmente, verás términos como “cerámica” en la descripción del empaque. Las placas de cerámica calientan de manera más uniforme que las típicas de metal. Pero, todas las herramientas de cerámica no son iguales. Algunas planchas sólo tienen una capa de cerámica. En cambio, busca un producto que indique “triple-baked”, que significa que las placas son enteras de cerámica.

Otra palabra común es “turmalina” . López explica que es “una piedra preciosa que emite iones negativos. Esto ayuda a cerrar la cutícula del cabello y sellar la humedad para un terminado más suave y humectado”. Así que, si tiene turmalina es un plus. ?

El titanio es otra tendencia actualmente. “Es un metal más suave, así que se desliza mejor por el cabello. Y, dura un poco más”, dice López. Investiga bien antes de comprar. Posiblemente, te cueste un poco más, pero piensa en ello como una inversión.

2) Compraste una plancha sin botón de temperatura.

El control de temperatura es crucial en una plancha de pelo. El calor que aplicas depende del tipo de cabello que tengas y el estilo que quieras lograr. Mujeres con highlights o pelo fino, deben quedarse en una temperatura media.

Debes mantenerte lejos de la temperatura más caliente, que casi siempre ronda los 450 grados. López advierte que usar la temperatura más alta podría hasta cambiar el tipo de cabello de algunas mujeres. Por ejemplo, el daño por calor, puede ocasionar que el pelo ondulado se vuelva liso y opaco, arruinando la textura.

3) Usas la plancha con el pelo húmedo.

NUNCA hagas esto. Esta es una de las reglas de oro. Si quieres que tu cabello esté lacio, debes secarlo completamente con un secador de pelo. No debe quedar nada de humedad. “¿Ese sonido de chisporroteo? Es el agua hirviendo y tu pelo friéndose”, dice López. “¿Alguna vez le pasarías la plancha a tu ropa mojada? Piensa en tu cabello como piensas en la tela”.

4) Piensas que no es necesario un protector del calor.

Movida de principiante. Los profesionales saben lo importante que es un protector del calor para mantener la salud de tu cabello. “Con un protector de cabello, estás salvaguardando tu pelo —reduces la probabilidad de que se quiebre, mantienes la textura original y evitas que se parta”, asegura López.

5) Usas demasiado spray antes de calentar.

Si ves humo cuando te planchas el pelo, probablemente es porque te aplicaste demasiado spray. Está bien utilizar un poco, pero no quieres exagerar. “Puede ocasionar que se parta, sobre todo si es cabello rubio o finito”, explica el estilista. “Puedes utilizar un spray bastante light para más control”.

6) Usas una plancha súper caliente en hebras blanqueadas.

Cuando tienes el pelo pintado, las reglas cambian. No puedes usar el mismo shampoo, necesitas tratamientos acondicionadores adicionales y no puedes usar la plancha en la temperatura más alta. “El calor abre la cutícula, y esto hace que las moléculas de color se laven más fácilmente”, indica López.

7) Vas sobre las mismas partes del pelo una y otra vez.

“Si tienes que ir una y otra vez sobre las mismas partes del pelo, tu plancha no es suficientemente buena o no estás aplicando suficiente tensión”, afirma López. Se supone que puedas pasar la plancha una sola vez por cada parte, aplicando la técnica correcta. Toma una parte limpia y sujeta la raíz con la plancha. Gira la plancha hacia abajo, unos 45 grados para crear tensión y deslízala hacia las puntas.

8) Estás tratando de estirar tomando demasiado pelo.

Si sólo quieres calmar el frizz, puedes tomar secciones de dos pulgadas. Sin embargo, si quieres lograr un estilo lacio, la solución es tomar pequeñas secciones de cabello. Claro, tomará más tiempo. Pero, no tendrás que pasar una y otra vez por las mismas partes. “Las secciones de cabello deben ser igual de anchas que las placas de tu plancha”, comenta López.

9) Sólo usas la plancha para alisar.

Tu plancha de pelo es la herramienta más útil de tu arsenal. No sólo puedes usarla para alisar, sino para lograr ondas o rizos más ajustados. Sácale provecho.

10) Nunca has limpiado tu plancha.

Residuos de producto quemado —como spray— y polvo suelen acumularse en las esquinas de la plancha de pelo. Para proteger tu cabello, es importante limpiar la herramienta periódicamente. Puedes usar alcohol cuando la plancha esté fría, para eliminar residuos. O, mientras todavía está tibia (pero desconectada), pasarle una toalla húmeda a las placas.