Así fue que Robin Wright logró que le pagaran mejor en House of Cards

La protagonista de la serie House of Cards, Robin Wright, exigió que se le pagara lo mismo que a su colega —y esposo en la trama— Kevin Spacey, por su trabajo en la producción de Netflix, y lo logró.

 

Wright interpreta a la primera dama Claire Underwood, la maquiavélica cómplice y pareja del personaje de Spacey en el drama que recién lanzó su cuarta temporada.

El personaje de Claire Underwood tiene todavía más protagonismo en la cuarta temporada de "House of Cards". (Foto: Andrew Toth / Getty Images)
El personaje de Wright tiene todavía más protagonismo en la cuarta temporada de “House of Cards”. (Foto: Andrew Toth / Getty Images)

Según informó el Huffington Post, durante una entrevista en la Fundación Rockefeller en Nueva York, Wright reveló que le exigió a la producción un salario mayor, luego de ver estadísticas que demostraron que su personaje era más popular que el de Spacey durante un período de tiempo. Agregó que amenazó con “hacerlo público” si no se le pagaba.

Según Wright, quien figura como productora ejecutiva y ha dirigido algunos capítulos de la popular serie, hay pocas películas o series de televisión en las que “el patriarca y la matriarca sean iguales. Y en House of Cards lo son”.

El Huff Post indica que Spacey ganó $500,000 por episodio en 2014, antes de que debutara la tercera temporada del show. En ese entonces, según fuentes, el salario subió a $1 millón, lo que lo convirtió en uno de los actores de televisión mejor pagados. El año pasado, Forbes reportó que Wright ganó $5.5 millones por su trabajo en la serie, lo que equivale a cerca de $420,000 por episodio.

La cuarta temporada de la serie debutó en marzo y profundizó aún más en el personaje de Claire.

De acuerdo con el Huff Post, Wright se une a un creciente grupo de actrices que se han vuelto más verbales con relación al asunto del salario equitativo. El año pasado, Jennifer Lawrence llamó la atención internacionalmente al denunciar que ganó mucho menos que sus colegas en la película American Hustle.

Wright habló al respecto durante una entrevista con Judith Rodin, presidenta de la Fundación Rockefeller, quien le preguntó qué barreras ha enfrentado por ser mujer en Hollywood. La actriz, que saltó a la fama por su papel de Jenny en Forrest Gump, contó que su carrera se descarriló luego de dar a luz a sus dos hijos con Sean Penn.

“Como no trabajaba a tiempo completo, no construí mi categoría salarial. Si no lo haces… con notoriedad y presencia, ya no estás en el juego. Te conviertes en un actor de segunda. Ya no eres material de taquilla”, indicó. “Ya no tienes el valor que tendrías si hubieses realizado cuatro películas al año, como lo hicieron Nicole Kidman o Cate Blanchett durante el tiempo que estuve criando a mis hijos. Ahora, estoy teniendo un regreso a mis 50 años”.