Bronceado seguro

El bronceado ha sido símbolo de status, salud y vitalidad. Sin embargo, es sabido que la exposición en exceso a los rayos ultravioletas trae consigo consecuencias como la aparición de manchas cuya erradicación es sumamente difícil y costosa, así como envejecimiento prematuro, sequedad y cáncer en la piel.

Todo ello no implica que te tengas que cohibir de lucir un tono dorado que, por qué negarlo, resulta muy sensual y estiliza la silueta creando la ilusión de una figura más esbelta y tonificada.

Con este fin, la industria cosmética ha desarrollado un sinnúmero de opciones para emular ese efecto de piel besada por el sol.

Para el destacado estilista y maquillador Irving Cortés, la elección de la fórmula depende de dónde y cómo la vayas a aplicar.

“Existen bronzers en polvo, líquido, crema y gel. Por ejemplo, si quieres ir a la playa y estás pálida, puedes aplicar un bronzer en crema específicamente diseñado para crear ese efecto sin lucir maquillada. Estos no manchan la piel y muchas veces ofrecen protección solar. Para el cuerpo prefiero las lociones más líquidas porque facilitan la aplicación”, explica Cortés y añade que es imprescindible lavar las manos después de aplicar productos con características de self tanner ya que pueden provocar una mancha naranja en la palma de las manos.

La mejor manera de disminuir riesgos de cambios cutáneos es proteger la piel. (Foto: Felipe Torres)
La mejor manera de disminuir riesgos de cambios cutáneos es proteger la piel. (Foto: Felipe Torres)

“Ya sea que quieras probar un spray tanning, un self tanning, un producto para obtener un bronceado de forma gradual o algún bronceado cosmético, lo primordial es tener una piel bien hidratada y uniforme. Antes de aplicar cualquier producto debes exfoliar la piel para eliminar asperezas y células muertas. De lo contrario, te arriesgas a que esas zonas resecas queden más oscuras pues absorben más producto”, asegura el profesional con vasta experiencia trabajando con celebridades y colaborando en editoriales de moda y belleza.

Cuando se trata del rostro, la atención al detalle en la técnica y aplicación se hacen aún más precisos. “Muchas personas toman el sol del cuello hacia abajo, pero protegen el rostro para evitar el daño de los rayos ultravioletas y el envejecimiento prematuro. Si hay algo que se ve mal es llevar la piel del rostro de un color y el cuerpo de otro así que es necesario crear esa ilusión óptica de un tono parejo en cara y cuerpo. Para esto puedes utilizar productos diseñados para adaptar tu base o puedes usar una base de uno y medio a dos tonos más oscura que la que usas regularmente. Es recomendable hacer la prueba antes de un evento especial y verificar los resultados con luz natural para asegurarte de que no luces anaranjada”, enfatiza Cortés.

El sol y tú

De acuerdo con la Biblioteca Nacional de la Salud de los Estados Unidos, los dos tipos de rayos solares que pueden ocasionar daños en la piel son los ultravioletas A (UVA) y los ultravioletas B (UVB). Los rayos UVA afectan las capas profundas de la piel; los UVB dañan las capas externas de la piel y causan quemaduras.

La mejor manera de disminuir el riesgo de cambios cutáneos es proteger la piel del sol. Esto incluye el uso de filtros o protectores solares y otras medidas de protección.

  1. Evita la exposición al sol, particularmente durante las horas de 10:00 a.m. a 4:00 p.m., cuando los rayos UV son más fuertes.
  2. A mayor altitud, más rápido se quema la piel expuesta al sol.
  3. Usa protección contra el sol todos los días, incluso los nublados. Las nubes y la niebla no protegen del sol. De hecho, pueden intensificar los rayos UVB.
  4. Elude las superficies que reflejen la luz, tales como el agua, la arena, el concreto, la nieve y las áreas pintadas de blanco.
  5. No utilices lámparas de sol ni camas para broncearte. Pasar de 15 a 20 minutos en un salón de bronceado es tan peligroso como pasar un día al sol.

Al escoger tu protector solar, considera que:

  • Filtre tanto los rayos UVA como UVB. Estos productos están etiquetados como de amplio espectro.
  • Indique un factor de protección solar (SPF, por sus siglas en inglés) de 30 o más.
  • Sea resistente al agua. Este tipo de bloqueador solar permanece en la piel por más tiempo.
  • No combine bloqueador solar y repelente de insectos.
  • Si tu piel es sensitiva, optar por un bloqueador de sol mineral como óxido de zinc o dióxido de titanio.

Aplica el bloqueador solar:

  1. Treinta minutos antes de salir al aire libre para obtener mejores resultados.
  2. En una cantidad sustancial en todas las zonas expuestas. Esto incluye cara, nariz, orejas y hombros. No olvides tus pies.
  3. Y reaplícalo al menos cada dos horas y siempre después de nadar o sudar.
  4. Y utiliza un bálsamo labial con filtro solar.

Evita:

  • Escoger el tono de bronzer incorrecto: “Las pieles oscuras pueden usar bronzers con tonos naranja. Las pieles más claras lucen mejor con tonos dorados. Es preferible que consultes a un experto para elegir el tono que más te favorece”.
  • Seleccionar la intensidad incorrecta: “Aplicar un bronzer indicado para pieles oscuras en una piel clara no hará que luzcas más bronceada, sino manchada”.
  • Sustituir el rubor por el bronzer: “Aunque es aceptable en algunas ocasiones, el bronzer no sustituye el uso del rubor, más bien se complementan”.
  • Complementar con tonos no favorecedores: “Cuando quieres recrear una piel bronceada debes elegir sombras en la gama de los bronce y marrones. Nada muy severo como el negro, excepto para las pestañas. En lugar de un labial mate, es preferible uno cremoso o gloss en tonos que se asemejen al color natural de tus labios y que tengan algo de shimmer”.
  • Aplicación incorrecta: “La aplicación del bronzer y el contouring son dos técnicas opuestas. El contouring se aplica en las áreas donde deseas crear sombra y profundidad. El bronzer se aplica en las áreas en que la luz del sol toca la piel. O sea, frente, nariz, barbilla y mejillas. Suena sencillo, pero es una técnica que requiere práctica y conocimiento, así que es preferible dejarlo en manos de un experto, al menos la primera vez”.

Créditos:

Modelo: Stephanie Roy, de Element

Cabello y maquillaje: Irving Cortés

Bañadores: Pixie by Ángela Merino

Localidad: San Juan Water Beach Club Hotel, Isla Verde

Flotador: JCPenney

Stylist: Joseph Da’ponte

Fotos: Felipe Torres