Cubre la falta…

…de sueño, por supuesto. Época de fiestas es igual a trasnocharse y, por más festiva que te sientas, lo cierto es que debes cumplir con tus compromisos mostrando tu mejor cara.

Las ojeras y las bolsas debajo de los ojos, productos de la falta de descanso, alergias, cambios hormonales, deshidratación o genética, no solo añaden años a tu rostro, sino que hacen que proyectes una imagen cansada y triste.

Aprende a disimularlas y ¡que siga la fiesta!

Tip: “Prefiero utilizar brochas para aplicar el maquillaje, pero si usas los dedos o esponjas, procura difuminar bien el maquillaje para que no se marque una diferencia entre el corrector y el resto de los ojos”, nos dice la experta Glory Morales.

Paso 1: Tratamiento

“Antes de aplicar el maquillaje es importante hidratar, proteger y nutrir la piel. El área de los ojos, al ser tan delicada, necesita un producto con ingredientes que atiendan sus necesidades específicas sin causar irritación o alergias”.

Paso 2: Precorrector

Se trata de neutralizar el tono de la ojera utilizando la teoría  del color. “Si la ojera es más bien violeta, el precorrector debe ser amarillo. Para ojeras azules, el precorrector debe ser anaranjado. Los precorrectores beige y melocotón contrarrestan las ojeras marrones o marrón claro”.

Paso 3: Corrector

“La manera correcta de aplicar el corrector o cualquier producto para iluminar el área debajo de los ojos es formando un triángulo invertido que se extiende desde los extremos de los ojos hacia la nariz”.

Paso 4: Sellar

“No recomiendo aplicar base encima del corrector, sino sellar con polvos. Lo que buscamos es crear diferentes tonos de claridad en la piel para jugar con los contornos, la luz y la sombra”. Aplica polvos con una mota y retira el exceso con una brocha.

Mira nuestro video para ver el proceso.

Otros consejos:

Utiliza el dedo anular para aplicar los productos en el área de los ojos. Este tiene menos fuerza que el resto de tus dedos.

Las cremas, geles y demás tratamientos para el área de los ojos se aplican siempre de afuera hacia adentro. Un masaje delicado ayuda a promover el drenaje de los líquidos que pueden provocar inflamación.

Para sellar el corrector debes optar por polvos sueltos translúcidos, aunque también puedes usar tu polvo compacto con precaución para evitar que el área se cuartee.

Evita elegir un corrector demasiado claro. Esto provocará que la ojera luzca grisácea.

El uso frecuente de la técnica conocida como baking —se aplican cantidades generosas de polvo debajo de los ojos y se deja asentar por 10 minutos— puede acelerar la aparición de líneas finas en el área, ya que los polvos en exceso resecan la piel.