El ABC de los bizcochos de chocolate

View Gallery 10 Photos

Es importante destacar que este popular postre no tiene una sola manifestación. Hay decenas de estilos de bizcochos que tienen como base el chocolate y aquí te damos una guía para que puedas escoger el que quieres hacer hoy.

“Los bizcochos de chocolate se diferencian por la proporción de sus ingredientes y con qué otro componente se están combinando para resultar en un postre particular y característico”, describe Yaritza Lozano, propietaria de la tienda de repostería Double Cake.

Obviamente, el ingrediente unificador es el chocolate como tal, que en el caso de recetas from scratch (de cero) usualmente consisten de cacao en polvo, lo más puro posible, mientras que los rellenos generalmente utilizan chocolate en barra derretido.

“El bizcocho va ser tan bueno como la calidad de los ingredientes que uses. Entonces, si vas a hacer uno de chocolate y va ser bien chocolatoso, pues intenta buscar un buen chocolate en polvo o una buena barra de chocolate para derretir porque a eso es lo que quieres que sepa después de armar el bizcocho”, recomienda por su parte Lucía Merino, de Lucia Patisserie.

Lo demás son detalles. Aquí algunos de los estilos más populares de bizcocho de chocolate:

Tradicional

El bizcocho más básico y reconocido. Tiene una textura esponjosa, las capas se rellenan con una pasta de crema, azúcar en polvo y chocolate (fudge) y se cubre con frosting de chocolate. “Ese lo hacemos en la tienda y es el más popular, el más que se vende”, asegura Lucía.

Solo le hace falta el vasito de leche y una bolita de mantecado.

Fudge

El próximo nivel de intensidad es el bizcocho de chocolate de fudge, una versión más densa con un sabor más fuerte a chocolate que la versión tradicional.

“Si fuera a preparar un bizcocho tradicional de chocolate, bato mucho la mantequilla con el azúcar para que (la mezcla) quede llena de aire y después le echo chocolate y queda bien fluffy. Pero el (bizcocho de) fudge es bien intenso, bien espeso, bien cremoso, bien suculento”, describe Lucía. Se puede cubrir con frosting o con el mismo fudge.

Devil’s Food Cake

El Devil’s Food Cake (bizcocho del diablo) utiliza un polvo de cacao oscuro en mayor proporción a un bizcocho tradicional para darle un sabor a chocolate potente y un color negro intenso.

“En nuestro caso lo trabajamos con café para acentuar sus notas chocolatosas”, señala Yaritza. “Para crear muchos de nuestros cupcakes con base de chocolate, usamos este mismo bizcocho, por su versatilidad”.

Black Forest Cake

Este bizcocho se originó en Alemania y se caracteriza por tener dos a cuatro capas de bizcocho de chocolate esponjoso, crema batida de vainilla, licor de cerezas y/o cerezas maceradas en brandi y chocolate rallado.

“Ese lo cubres con crema batida también y lo puedes decorar con las cerezas y el chocolate rallado”, indica Lucía.

German Chocolate Cake

Este bizcocho NO viene de Alemania, sino de Estados Unidos y lleva el nombre del chocolatero, Samuel German, quien inventó un tipo de chocolate sin endulzar para hornear. La receta como tal fue creada por una ama de casa en Dallas, utilizando el chocolate de German.

Lo que lo distingue es que las capas se rellenan con una crema de caramelo, coco y nueces pacanas que también se utilizan para cubrir el bizcocho. Yaritza apunta que el bizcocho como tal tiende a ser más ligero y claro de color.

Flourless

Como indica el nombre, este bizcocho no contiene ninguna harina, sino que solamente utiliza chocolate, huevo, mantequilla y azúcar. Tiene un sabor concentrado de chocolate y una textura cremosa.

“El flourless es un bizcocho bien delicado porque como no tiene harina, tienes que mezclarle claras de huevo batidas para que le de aire al bizcocho y no sea muy denso”, explica Lucía.

Molten

Este bizcocho se caracteriza por tener un centro líquido. Según Lucía, hay dos maneras de lograr este efecto.

“Puedes hacer una mezcla de bizcocho de chocolate y aparte hacer un ganache de chocolate, que es básicamente crema con chocolate. Eso lo puedes poner en moldes de hielo y entonces lo colocas en la nevera para que se ponga duro. Haces la mezcla de chocolate y la viertes en un molde, coges uno de los cubitos de ganache y se lo pones en el medio. Arriba, le pones un poquito más de mezcla de bizcocho para que ese cubito quede cubierto y luego, lo horneas. Entonces, cuando lo saques del horno, el bizcocho va estar completamente hecho y adentro el chocolate va a estar derretido, y cuando lo cortes, va salir todo el chocolate derretido hacia afuera”, argumenta.

Otra forma es preparar una mezcla de bizcocho y hornearlo un poco menos de lo usual para que la parte del medio se mantenga líquida y suave.

Red Velvet

“Otro bizcocho de chocolate bien reconocido es el Red Velvet, que aunque no tiene un alto contenido de chocolate, siempre se clasifica como tal”, asegura Yaritza.

A este se le incorporan varias cucharadas de chocolate en polvo y mucho colorante rojo para darle ese color particular. Se cubre con un frosting de queso crema.