El bajón del alcohol

La Asociación Americana de Diabetes (y otras organizaciones) recomiendan que se evite el consumo frecuente de bebidas alcohólicas y que sea con moderación; esto es, no más de dos tragos diarios en el caso de los hombres y no más de uno en el caso de las mujeres. Un trago equivale a una cerveza de 12 onzas, una copa de 5 onzas de vino o 1 1/2 onzas de alcohol destilado (vodka, whiskey, ginebra, etc.)

A personas diabéticas (que se encuentran en tratamiento con pastillas o insulina), ingerir bebidas alcohólicas en mayor cantidad que lo recomendado las pone en riesgo de un episodio de hipoglucemia (niveles de azúcar bajos en la sangre). Esto es porqueBajon del Alcohol Vino
el hígado elimina el alcohol de la sangre y abandona sus otras tareas (como la de ayudar a regular los niveles de glucosa). Si tus niveles de glucosa en la sangre se están reduciendo, cuando comienzas a ingerir
bebidas alcohólicas es posible que sientas un bajón de azúcar en poco tiempo.

Antes de comenzar a tomar, mide tus niveles de glucosa, y si están bajos, consume algún alimento con hidratos de carbono. Selecciona bebidas con bajo contenido calórico (light) o mezcla el vino con agua de soda para que rinda más. Prueba tragos “virgen” como la sangría sin alcohol. Acompaña las bebidas alcohólicas con comida. No omitas comidas para tomar bebidas alcohólicas y bebe tu trago lentamente.
Altérnalas con otras sin calorías como agua o té para mantenerte hidratado. Antes de acostarte monitorea tus niveles de glucosa para asegurarte de que se encuentran en un nivel seguro entre 100 y
140 mg/dL.

Los síntomas de hipoglucemia, como mareos, sueño y desorientación, pueden confundirse con los de embriaguez. Si vives con diabetes, consulta con tu médico si puedes incluir bebidas alcohólicas en tu estilo de vida. Si decides consumirlas, acompáñalas con alimentos que tengan hidratos de carbono y monitorea tus niveles de glucosa en la sangre con frecuencia.

Por Lcda. Marisa Santiago, R.D., E.D.P.R.