Femenina, deportiva y austera la moda expuesta en París

View Gallery 10 Photos

El prêt à porter ha traído un sinnúmero de looks, que podemos resumir como un injerto entre el athleisure, que parece indicar será el protagonista de este próximo verano y la moda vintage, re estructurada.

O sea, el pasado es uno de los grandes referentes, pero en esta ocasión vemos cómo los diseñadores han decidido poner a un lado ser demasiado literales e incorporar piezas modernas y atrevidas como leggings, minifaldas y pantalones cortos, muy cortos.

Isabel Marant: Inocencia sugerente

La diseñadora que ha creado un nicho dentro de la moda como una modista de propuestas femeninas y discretas presentó una silueta mucho más provocativa. Esto se hizo evidente cuando Gigi Hadid, quien abrió el desfile, se desplazó por la pasarela en un coat dress con cintura ceñida por un cinturón tipo obi en piel.

#IM #IsabelMarant #SS17 #Show #PalaisRoyal #PFW production by @BureauBetak

A video posted by Isabel Marant (@isabelmarant) on

 

Los estampados florales típicos en telas de calicó se apoderaron de mini vestidos, blusas de una sola manga, muchas con hombreras, y el calzado. Asimismo, saltaron a la vista modelos abrazados por corsés en tela, pantalones de pata ancha y bañadores en tres tonos y sobretodos en telas metálicas.

La moda arquitectónica de Issey Miyake

El gran innovador del diseño continúa un diálogo con su creación de modas donde agrupando formas geométricas en materiales como la piel y telas de alta tecnología ha creado bolsos como su ya celebrado Bao Bao bag.

 

Aparentemente, partiendo de la creación de este accesorio el verano del diseñador japonés continúa evolucionando en geometrías sobre sedas, piel y telas de su autoría como un ligero poliéster de punto y telas horneadas para obtener los emblemáticos plisados y repujes sobre tela. El verano de Miyake es uno en tonos pastel y colores primarios. Sandalias en madera tallada, carteras en forma de triángulo todo con un aire de suavidad, de ligereza y la sensación de que somos testigos de un sin número de avances por parte del hombre que inventó la 1999 APOC o Piece of Cloth, una colección celebrada por ser para muchos uno de los avances más relevantes en el diseño de modas en los pasados 100 años.  

Se estrena Maria Grazia Chiuri en Christian Dior

La división de moda femenina es liderada por Maria Grazia Chiuri, la primera mujer en ser directora creativa de la casa de modas y la tercera figura en pasar por la marca en los pasados 3 años.  De esta manera, la modista presentó una colección depurada y en muchos sentidos desprovista de los elementos característicos de la marca.  Las flores, las amplias faldas, el organdí, las crinolinas que hacen un vestido característico de Dior brillaron por su ausencia. Y es que Grazia propone  liberar a la mujer y crear moda que llene sus necesidades en un mundo cambiante.

 

Camisetas impresas que leían “We Should All Be Feminist” eran combinadas con faldas en tul y organza (algunas bordadas). Pero el tema que parece haberse apoderado de la colección fue el deporte, específicamente el de la esgrima. Vestidos tejidos en punto de seda, mini faldas y piezas que parecían sacadas de un torneo de motociclismo dieron paso a abrigos, chamarras acolchadas, sombreros en piel, botas y en  tonos de  blanco, negro, crema, rojo y pequeños estampados.

Loewe: Moda oversize, con murciélagos y desenfado

Su diseñador Jonathan Anderson se dio a la tarea de rebuscar elementos de la centenaria marca para presentar una colección relajada, en materiales como la seda, el punto y la piel.

#LOEWESS17
Extraordinary jewlery rounds out the collection. A lucky ceramic bat necklace. #PFW

A photo posted by LOEWE (@loewe) on

 

Estas fueron mostradas con chaquetas,  faldas tres cuartos y suéteres en punto de lana de seda. Sastres con una labor de retazos (patchwork), suéteres con largas mangas y flecos y túnicas de encaje iban accesorizadas con la más reciente colección de piezas en piel sinónimas de la reconocida firma.

Saltaron a la vista los collares con murciélagos, las que según Anderson fueron usadas como amuletos de buena suerte.