[FOTOS] Indonesia muestra lo mejor de la moda asiática

View Gallery 22 Photos

La novena edición del Jakarta Fashion Week cuenta con 250 desfiles y dio comienzo con propuestas contrastantes y abarcadoras donde la analogía estuvo basada en romper con estereotipos y proponer alternativas a las modas de esa parte del mundo.

La semana de la moda más grande del sudeste asiático es una plataforma de alcance mundial. Más allá de la moda, revela propuestas de industrias relacionadas con el diseño, sirve de pronóstico y de báscula para la producción de ropa provenientes de estos países, que luego es vendida tanto en Asia como en Europa y Estados Unidos.

Cabe destacar que la gigantesca muestra que se celebra en el Senayan City Mall y terminó este lunes también presenta lo último en la vestimenta proveniente de la religión musulmana (hijab) y creaciones inspiradas en las tendencias y premisas del mundo occidental.

Posiblemente, esta sea parte de su fascinación, que atrae a la prensa, editores de alrededor del mundo y ha reunido a 30 mil fashionistas.

Poder atestiguar el contraste y la diversidad cultural, política y sobre todo religiosa a través de la moda es para muchos una experiencia única.

De esta manera, sus pasarelas son abarcadoras e inclusivas, además de hermosas y hasta electrizantes.

La semana de la moda en Jakarta contó con diseñadores de otros países como Australia, Japón, Corea del Norte y Londres. Marcas como Anne Avantie, Itang Yunasz, Musa Widyatmodjo, Didi Budiardjo, Norma Hauri, Dian Pelangi, Jenahara, Ria Mirana y Rani Hatta participan junto a escuelas de diseño de modas prestigio como Anineri Ang Atelier et Createur de Mode, Binus Nothumbria School of Design, LaSalle College Jakarta, Esmod Jakarta y el  Istituto Di Moda Burgo.

El modista Tities Sapoetra creó piezas modernas e irreverentes llenas de brillo, como un homenaje a David Bowie, mientras que Jenahara propuso una nueva versión del hijab con pantalones en piel, accesorios en metal y telas con grafismos sugiriendo una indumentaria más a tono con el entorno de las grandes ciudades.

Otros, como el japonés Suzuki Takayuki, arrancaron suspiros y aplausos con su moda. Posiblemente, fue uno de los mejores desfiles presentados allí, con sus telas de lujo, siluetas refinadas y su gesto de salir sobre la pasarela y transformar una de sus piezas en un tutú urbano.

Mientras los desfiles se celebraban, se realizaron protestas y huelgas que detienen la producción del Fast Fashion en estos países, donde las condiciones de empleo, el uso desmedido de recursos naturales y la falta de un sistema de reciclaje de materiales ha traído un sinnúmero de problemas para las grandes marcas que allí producen sus líneas y luego se venden tanto en Estados Unidos como en Puerto Rico.