[FOTOS] Jornada de elegancia, nostalgia y eclecticismo en New York Fashion Week

View Gallery 60 Photos

La explosión de moda no se detiene en la Gran Manzana. Tras un fin de semana que incluyó la crítica social durante el evento Opening Ceremony, el debut de Jonathan Saunders al frente de la casa DVF y la juguetona presentación de Tommy Hilfiger —que alzó una feria en pleno Nueva York para mostrar su colección, tocó el turno de varios grandes de la industria.

Viaje al pasado atrevido de los 80

Jeremy Scott continúa inspirado en la vida nocturna de la Gran Manzana.  Los movimientos artísticos, el periodo punk de los 1980 y las figuras del underground como Divine, Nina Hagen junto a ilustradores como Patrick Nagel, Peter Sato y los logotipos de Will Eisner sirvieron de inspiración para diseñadores como Stephen Sprouse, Betsy Johnson y Fiorrucci. Parece ser que tomando prestado de estos, el modista le da forma y color a lo suyo. De esta manera, el artista mantiene vivas unas tendencias que moldearon una silueta rebelde, irreverente y atrevida, que él vuelve a poner en boga.

Arte que cobra vida en Proenza Schouler

El dúo compuesto por Lazaro Hernandez y Jack McCollough presentó una colección novedosa. En el verano que proponen, el diseño, la sastrería y el arte sirven de agentes catalíticos. Un detalle que salta a la vista son chaquetas moldeadas a rayas, donde los hombros y las caderas toman formas curvilíneas. Debido al corte de las faldas, estas son de gran tamaño, por lo que las chaquetas logran acomodar. Los estampados parecen haber sido inspirados por las pinturas de Mondarían y Miró. Accesorios como grandes pantallas en forma de arco donde la yema de la oreja también es maquillada, sandalias de plataforma y bolsos en piel en colores llamativos le añadían un aire de alta moda.  Las modelos con cabelleras llenas de rizos hacían contraste con vestidos en sedas plisadas, conjuntos en hilo de seda, algodón peinado, trajes en punto, modelos de coctel bordados, conjuntos de piezas separadas de camisa, camiseta y ajustadas faldas estampadas que parecen haber surgido de la tendencia del deporte del surf y el skate unen la propuesta que Proenza y Schouler visualiza.

El glamour exquisito de Carolina Herrera

En la quinta avenida y en los predios de lo que fuera una vez el patio interior de la gran mansión de la familia Frick, y que hoy es un hermoso museo, la diseñadora presentó una colección con una extensa variedad de vestidos de anfitriona, cóctel y alfombra roja. Abriendo su desfile con una estampa de vestidos exquisitamente logrados en una fina mezclilla (mahón), la modista usó de preámbulo una silueta de los desaparecidos vestidos de anfitriona, dándoles un aire casual y elegante en algodones de seda y estampados a rayas. Lo elemental es redefinido con el uso de telas de lujo, suéteres, faldas con alforzas. Entre piezas de colores sólidos y estampados, se conformó una colección que a pesar de ser femenina y entallada, posee un glamour desenfadado.  La última estampada consistió de un grupo de vestidos en tonos de blanco y marfil que resumen una colección con mucho estilo.

Moderno y colorido Custo Barcelona

Inspirado en el lejano oriente y bajo el título de Much More, la colección del catalán deja evidenciada la capacidad con la que las telas artesanales, las manualidades y la influencia del dato histórico y cultural se manifiestan en prendas modernas, atrevidas y refrescantes. De esta manera, el amante del surf mostró estampados en telas de Jacquard, piezas en telas de flecos, cuellos perkins (cuellos de suéter tejidos por separado y luego unidos a la pieza). También, aparecieron modelos con detalles como lazos, tejidos de guipur, aplicaciones en lentejuelas en vestidos y mini vestidos. Entre abrigos, chamarras, pantalones de campana y blusas los caballeros también tuvieron su momento de alta moda. Una dosis de color y audacia con bermudas en sedas estampadas, pantalones en encaje, camisas sin cuellos en puro algodón, y piezas en telas deportivas completaron un desfile que representa para Custo 20 años de haber hecho el cross over al mercado anglosajón.