Guía de estilos de cervezas

Ale

Es una cerveza de cuerpo mediano, color de amarillo a amarillo rojizo o anaranjado, generalmente con nivel alto de alcohol, y con una leve amargura de lúpulos contrarrestada por el dulce de la malta.

ale FOK_FT__4
(Foto: Yoel Parrilla)

“Una cerveza se categoriza como ale primero que todo por el tipo de levadura que utilices, que en este caso es top fermenting, lo que significa que la fermentación en tanque comienza en el tope y va bajando hasta llegar al final donde la levadura se va concentrando”, explica Gregory Santiago el presidente de la cervecería FOK Brewing. También se fermenta en una temperatura relativamente alta de alrededor de 70 °F.
Los tipos de ales –como los pale, red, brown, amber y blond– se diferencian por el tueste del grano (malta) que le imparte color, cuerpo y profundidad de sabor a cada cerveza. “Mientras [más tostado el grano] más complejas las azúcares que va sacar y más fuerte el sabor de la cerveza”, explica Gregory.


Stout

stout FOK_FT__6
(Foto: Yoel Parrilla)

Cerveza oscura que utiliza granos bastante tostados con sabores chocolatosos, ahumados o de café, que tienen bastante cuerpo.

Las stouts vienen de diferentes estilos. Las originales son de Inglaterra, donde tuestan intensamente los granos impartiendo un color que va de marrón oscuro a negro, con un fuerte sabor ahumado, mucho cuerpo y carácter seco. La versión irlandesa, como la Guinness, tiene un cuerpo más liviano y tiende a ser un poco más amarga. Las americanas son más experimentales y a menudo les añaden café, cacao, vainilla y avena para resaltar esos sabores naturales del grano tostado.

IPA

IPA _93A6198
(Foto: Yoel Parrilla)

India Pale Ale, o IPA, es un estilo que nace por necesidad. Cuando India era colonia de Inglaterra, al enviar cervezas de Europa a Asia, se dañaban en el barco. Para que la cerveza aguantara el viaje, los ingleses le agregaban mayores cantidades de lúpulos que funcionaban como conservantes naturales, a la vez que les impartía un sabor amargo y robusto. Hoy en día es de los estilos de cerveza artesanal más populares.
Los lúpulos son flores, primas del cannabis, que se procesan para darle sabor, generalmente amargo, floral o cítrico, y estabilidad a la cerveza. Existen decenas de variedades de lúpulos con características particulares, y aunque se utilizan en casi todos los estilos, las IPA son las más reconocidas por su hoppiness (sabor a lúpulos).

Además de la IPA clásica, existen las Session IPAs, que tienden a tener un nivel de alcohol menor, y los Double o Imperial IPAs que son lo opuesto, contienen un nivel de alcohol alto y sabores más intensos.

Lager

lager AIBONITOBEERGARDEN_FT__5
(Foto: Felipe Torres)

Casi todas las cervezas comerciales, desde Medalla hasta Budweiser y Heineken, son lagers. Eso no quiere decir que no existan lagers artesanales excelentes.

Los lagers son un estilo con cuerpo liviano y refrescante, en ocasiones con un leve sabor a pan. Usualmente son amarillos, a menos que sean un estilo que utiliza granos tostados para darle mayor sabor a malta como los dark lagers.

Se diferencian de los ales al utilizar una levadura que se fermenta en el fondo del tanque y a temperaturas más frías, alrededor de 55 °F. Por lo tanto, el periodo de fermentación es más largo y por eso se llaman lager, que significa “almacén” en alemán.

Existen estilos que son lagers por el proceso de preparación, pero que llevan nombres diferentes como, por ejemplo, los pilsner, bocks y hasta el famoso Oktoberfest.

Cervezas de trigo

Muchas cervezas utilizan trigo en su confección, dándole un sabor más dulce y liviano, color amarillento a dorado y a menudo, un aspecto turbio. Los países que producen cervezas de trigo son Estados Unidos, Bélgica y Alemania, donde se conocen como pale wheat ale, witbier y hefeweizen, respectivamente.

de trigo AIBONITOBEERGARDEN_FT__9
(Foto: Felipe Torres)

El witbier belga usualmente es creado con mucho trigo y tiene un sabor fresco, mientras que especias como semilla de cilantro o cáscara de china le dan complejidad.

“Los estilos belga son más frutosos y los americanos han copiado eso, tienen sabores como frambuesa, fresa y limón. Después tienes la cerveza de trigo regular que de nuevo es como una copia de la versión belga, pero no tan dulce”, explica Tom Murrihy, co-dueño de The Office en Trujillo Alto.

El estilo alemán hefeweizen o weissbier utiliza una levadura que le imparte un sabor como a guineo y puede ser levemente acídica y con un toque amargo por los lúpulos. El pale wheat ale es considerado una versión americanizada del hefeweizen, aunque tiende a ser menos amarga y se sirve con limón o china.

BOK _93A6200
(Foto: Yoel Parrilla)

Bock

Un estilo de cerveza lager alemán, pesado, oscuro, maltoso, con alto nivel de alcohol y normalmente tiene un carnero en la etiqueta (bock es “cabro” en alemán). Los doppelbocks tienen un sabor a malta más intenso y el weizenbock alemán es una combinación de cerveza de trigo y bock. Los helles bocks tienden a ser más livianos.


Cervezas de Bélgica

Uno de los países más particulares en cuanto a la elaboración de cervezas es Bélgica. Aunque crean sus propias versiones de los ales, IPAs, stouts y cervezas de trigo, también tienen estilos que son casi exclusivamente belgas (aunque existen versiones estadounidenses).

“La levadura que utilizan es de Bélgica. El posgusto de ellos es bien particular, tiende a saber mucho a dulce”, describe María Meléndez, co-dueña de La Taberna Boricua en Hato Rey.

Esa levadura puede crecer en la misma cervecería o ser particular del pueblo donde se encuentra. También utilizan un tipo de azúcar conocido como candy sugar y malta cristalizada que le dan ese sabor dulce fuerte. Son cervezas que pueden ser muy refrescantes o pesadas y complejas, siempre tienen un nivel alto de alcohol, y el color corre la gama de dorado a marrón.
Entre las cervezas más famosas de Bélgica se encuentran las trapistas. Hay solamente seis cervecerías trapistas y son de los nombres mejores conocidos de la cerveza belga: Achel, Chimay, Orval, Rochefort, Westmalle & Westvleteren.

BELGA _93A6945
(Foto: Yoel Parrilla)

“Son cervezas hechas por monjes en los mismos monasterios”, explica Adiel Collazo, gerente de Taberna Boricua.

Los “trapistas” trabajan ciertos estilos como el dubbel, una cerveza maltosa y levemente picante; la tripel, que utiliza el triple de malta que en una cerveza “trampista” sencilla, tiene sabores fuertes, dulces y amargos, es compleja, pero con un cuerpo liviano; y la quadrupel o quad, que es oscura y más fuerte que la dubbel y tripel. “No es como una cerveza oscura normal, tiene tonos de caramelo, azúcar quemada, hasta sabores de pasa e higo”, describe Collazo.

Otras cervezas complejas e interesantes de Bélgica son las saison o farmhouse ales, que son complejas, con sabores a fruta y levadura. A estas les siguen las cervezas agrias (sour), una gama de estilos que está creciendo en popularidad a nivel mundial aunque todavía son bastante difíciles de conseguir. Bajo esta categoría están las flanders oud bruin, flanders red, gueuze, y algunas lambics.

La autora de esta nota utilizó como fuente adicional: BeerAdvocate