[Blog] Historias del viernes 13

Cuando era chiquita, me encerraba en un cuarto con mis primas, apagábamos la luz y empezábamos a contar historias de terror (lo que sea que signifique terror para tres niñas menores de ocho años). Otras veces, subíamos la montaña deshabitada que había frente a su casa y no fallaba que paráramos a coger sombra (y aire) debajo del árbol de los “ahorca’os” (excepto en nuestra imaginación, nunca se ahorcó nadie allí). Era una especie de agonía autoinflingida, porque siempre terminábamos asustándonos con nuestras propias historias: salíamos gritando o corriendo, o ambas, dependiendo del escenario.

Con la llegada de la adolescencia, las películas de terror sustituyeron los cuentos de muertos, zombies y fantasmas. Entonces, nos encerrábamos en el cuarto para hablar de chicos, nunca más regresamos al árbol de los “ahorca’os” (ya no existe; la montaña que era de nosotras ahora está poblada de casas) y cuando habían chavitos, íbamos al cine.

Así, tuvimos pesadillas con Freddy Krueger (para mí era el peor), saltamos del asiento con Friday the 13th y gritamos con Chucky. Hubo muchas películas más, pero además de que el presupuesto era limitado, estábamos constantemente bajo el ojo, los ojos, vigilantes de nuestros padres, así que con suerte, pudimos ver algunas de estas.

Fue en la escuela intermedia cuando escuché por primera vez algo acerca del viernes 13; que si era de mala suerte, que no te pararas debajo de no sé qué… la verdad, no recuerdo bien. ¡Pero he escuchado que el martes 13 también es de mala suerte! Con los años, he escuchado diferentes supersticiones relacionadas con esta fecha, que precisamente, es hoy. He leído diferentes escritos al respecto. Doy gracias a Dios porque siempre me ha cuidado a mí y a los míos, por lo que para mí, las historias del viernes o del martes 13 son solo eso, historias, ¡y así quiero que se quede!

Desde el punto de vista astrológico, no hay necesidad de preocuparse por el viernes 13, dijo a la cadena británica BBC Mundo, Robert Currey, de Equinox Astrology. Por otra parte, la consultora de numerología, Sonia Ducie, dijo a la misma cadena que cree firmemente en la energía innata de los números. Según ella, el 13 tiene que ver con la transformación y el cambio.

¿Pero de dónde sale esta superstición?

Hay diferentes versiones respecto al origen del viernes 13 (a través de la lectura, supe que en Hispanoamérica es el martes 13, aunque igual, aquí se habla de los dos). Una de ellas se remonta 1881, con la aparición de The Thirteen Club, un grupo de caballeros decididos a desafiar todas las supersticiones. Ellos se reunieron por primera vez el 13 de septiembre de 1881 (un miércoles) a pesar de que se organizó formalmente el viernes, 13 de enero de 1882. Se juntaban el día 13 de cada mes, se sentaban en la mesa 13, rompían espejos, derramaban sal con exuberancia y llegaban a la cena caminando bajo escaleras cruzadas. Los informes anuales del club especificaban cuidadosamente cuántos de sus miembros habían muerto y cuántos habían fallecido durante el año siguiente tras asistir a una cena en el club.

El primer objetivo del club era el temor de que si 13 personas cenaban juntas, una podría morir pronto. Pero una segunda superstición surgió poco después. En abril de 1882, se adoptó una resolución que deploraba el hecho de que el viernes había sido “considerado, durante muchos siglos, un día de mala suerte por motivos sin sentido”. No obstante, no hay ninguna señal en el club de la mezcla de la superstición del viernes con el 13. Otra versión nos lleva a 1907, cuando Thomas Lawson, un corredor de bolsa, publicó un libro llamado “Viernes, el XIII”. El libro es una fábula oscura de Wall Street cuyo personaje central genera bonanzas y caídas en el mercado para vengarse de sus enemigos, dejando a muchos en la miseria y la ruina, indica la BBC.

La historia del viernes 13 también ha sido asociada al cristianismo, en donde, históricamente, ha sido considerado como un día de luto, pues es aquel día de la semana en que fue crucificado Jesús de Nazareth.

Otros eventos ocurridos un viernes 13:

  • El viernes, 13 de diciembre de 1939 tuvo lugar el llamado “Viernes Negro”, considerado como uno de los peores incendios forestales en la historia de la humanidad y el más grave en Australia.
  • El viernes, 13 de octubre de 1972, el vuelo 517 de la Fuerza Aérea Uruguaya se estrelló en los Andes. Llevaba 40 pasajeros y cinco tripulantes, entre los que se encontraban integrantes equipo de rugby Old Christians.
  • El viernes, 13 de enero de 2012, 32 personas murieron cuando el crucero Costa Concordia chocó contra las rocas de la Isla Giglio y naufragó. Fueron rescatadas 4,200 personas.
  • Fue un viernes, 13 de noviembre de 2015, cuando Francia sufrió el primero de los atentados terroristas de París.

El 13 en la antigüedad

El número 13, desde la antigüedad, ha sido considerado como de mal augurio por varios motivos, entre los principales, el hecho de ser el siguiente número primo después del doce. En la última cena de Jesús, 13 fueron los comensales; tanto la Cábala como las leyendas nórdicas enumeran a 13 espíritus malignos; en el Apocalipsis, el capítulo 13 corresponde al anticristo y a la bestia; una leyenda escandinava cuenta que en una cena de dioses en el Valhalla, Loki, el espíritu del mal era el decimotercer invitado; esto se “cristianizó” más tarde al decir que Satán (Abadón) era el 13º ángel (Apocalipsis 19:11). En el Tarot, este número hace referencia a la muerte (aunque para hacer justicia, hay que añadir que no solo significa muerte sino también significa cambio: cambio de estado, de vida, etc.).

En cuanto a mí, ya no me gustan las películas de terror. Me he puesto cobarde; no tengo babilla para verlas. Total, hasta que dejemos de esperar a que “los otros hagan algo”, hasta que cada uno empiece a poner de su parte, hasta que decidamos unirnos como pueblo, hasta ese bendito día, seguiremos viviendo nuestra propia película de horror.

¿Qué se dice? ¿Feliz viernes 13? ¿Qué la suerte te acompañe este viernes 13? Como sea, ¡lindo día!