La Bombonera abre sus puertas este viernes

View Gallery 6 Photos

Entrar nuevamente por las puertas de La Bombonera es viajar al pasado. A simple vista, todo se ve igual, sin embargo nuevo, pulido, más brillante. Fotos originales enmarcadas decoran las paredes rindiendo tributo a los fundadores que en el 1902 trajeron desde Mallorca, España, sus recetas tradicionales al Viejo San Juan.

Durante el evento de apertura, meseros uniformados en camisa blanca, chaqueta roja y un lazo negro en el cuello ofrecían copas de vino y bandejas de piscolabis a los invitados, muchos sentados en los booths rojos, donde durante décadas residentes de la Ciudad Amurallada, visitantes y turistas tomaron café con una mallorca, pensando que este lugar era inmortal.

Es cierto que el amor no es suficiente para mantener las luces prendidas. Cuando La Bombonera cerró en 2012, se pensaba que era final de este icónico establecimiento.

Sin embargo, anoche cuando celebraron su reapertura, el famoso vitral y la escultórica cafetera de metal renovados con dedicación y cariño, los mostradores de la entrada nuevamente llenos de pastelillos de guayaba, mallorcas cubiertas en azúcar, y repostería europea, la pregunta en boca de todos los presentes era: ¿Cuándo vuelven a abrir oficialmente?

Tan pronto como el viernes, 13 de mayo. Aunque por el momento permanecerá cerrada los lunes, La Bombonera regresa a su horario regular de 7:30 de la mañana a 5 de la tarde con su menú de desayuno, especiales de almuerzo y menú a la carta.

Un espacio con historia

Para Isabel Obrador Rigo, nieta del fundador de La Bombonera, Antonio Rigo, era imposible apalabrar cómo se sentía viendo el negocio de su familia lleno de vida y movimiento nuevamente. Ella y su esposo, José Boté, fueron claves en impulsar la restauración del edificio.

“Cuanto cogimos la idea que volver a abrirla, no paramos la ilusión de verla abierta como es el día de hoy”, dijo Isabel en un aparte con IMAGEN.

“Antes del 2012, pasó lo que pasó y tuvo que desaparecer porque claro, estaba el edificio deteriorado y no había una dirección efectiva. Entonces, era como un muerto viviente. Por lo tanto, la diferencia con ahora es muy grande”, agregó.

Su amor, tanto por el restaurante de su abuelo como por el Viejo San Juan, era evidente. “El Viejo San Juan es algo muy muy especial en el mundo, no solamente en Puerto Rico. Tú puedes encontrar playas o bosques maravillosos en cualquier sitio pero como el Viejo San Juan no lo encuentras; imposible. Es irrepetible”, concluyó Isabel, quien reside en Mallorca y hace 35 años visita San Juan religiosamente todos los años.

Un reto la restauración

La celebración de reapertura a la que asistieron invitados selectos y periodistas fue animada por la actriz Lourdes Morán y desde el mezzanine hubo varios oradores incluyendo a la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz; la directora de la Compañía de Turismo de Puerto Rico, Ingrid Rivera Rocafort; el restaurador de la cafetera Royal, Haolis Aguilar; el restaurador del vitral, Rigoberto Lucca; y el artista Raphael Trelles, quien realizó un cuadro sobre La Bombonera y sus fundadores a petición de Isabel y José.

“Isabel y José no tenían la necesidad económica de hacer lo que han hecho. Ustedes no se imaginan el proyecto de restauración de este edificio. Cuando empezaron a restaurar, por ahí está el arquitecto que puedo hacer los cuentos, y empezó a caerse esa viga del medio, la cosa se puso verdaderamente difícil. Ustedes saben que cuando se restaura un edificio en el Viejo San Juan empiezan a aparecer las complicaciones y ellos perseveraron. El esfuerzo y el dinero invertido en este edificio es bien grande y la buena noticia es que Isabel y José no lo hicieron con la mentalidad de cualquier comerciante, mirando que esto es un buen negocio, que de hecho lo es. Lo hicieron porque ellos están convencidos del valor histórico, y del valor como patrimonio cultural que es La Bombonera para Puerto Rico y para San Juan”, detalló el pintor.