La mejor manera de usar una faja

Foto de @skims.

¿Qué tienen en común Beyonce, JLo, Kim Kardashian y Katy Perry? Son famosas, bellas, talentosas y millonarias, sí, eso ya lo sabemos, pero además de eso, las cuatro le deben su escultural figura no solo a la dieta y los ejercicios, sino también a la ayudita extra de las fajas.

(Foto: iStock)
(Foto: iStock)

Se trata de una prenda que se utiliza desde tiempos antiquísimos. Y es que sin duda, las fajas moldeadoras que hoy conocemos tienen su origen en aquellos incómodos corsets que hacían lucir a cualquier mujer con una cintura de 20 pulgadas.

Nanette Rodríguez, propietaria de Blossom, asegura que el uso contínuo de la faja puede lograr cambios muy favorables para la silueta. “El cuerpo se amolda al tipo de prendas de ropa que se utilicen. Por ejemplo, las generaciones de antes usaban el panty a la cintura y las ves que generalmente no tenían barriga. Sin embargo, las nuevas generaciones que usan el llamado low rise y los mahones bajitos, puedes ver nenas jovencitas, ya con su barriguita”, señala la experta, quien distribuye unas de las marcas más reconocidas en fajas moldeadoras, Spanx. Rodríguez añade que no se trata de que la prenda sustituirá una buena alimentación, una rutina de ejercicios o incluso una visita al quirófano, pero, se trata de una opción accesible a todos con la capacidad de ofrecer muy buenos resultados a corto y largo plazo.

La variedad de fajas es tan amplia como las necesidades de la clienta y si se selecciona la talla apropiada no tiene por qué ser un dolor de cabeza, ya que son piezas con telas que aunque ofrecen control, están diseñadas con telas frescas y cómodas.

Algunas de las más comunes son: bodysuits, panties de talle alto a media pierna, panties tipo G string, tank tops, entre otras.

Según Nanette, aunque lo más común es que las personas las utilicen para moldear la figura y reducir pulgadas, algunas también las adquieren para aumentar el volumen de ciertas áreas del cuerpo. “Ese es el caso de Gwyneth Paltrow, quien es extremadamente delgada y utiliza varias fajas para rellenar aquellas áreas que así lo requieren”, comenta la especialista en ropa intima, quien también hace referencia al famoso vídeo en el que Tina Fey le muestra a David Letterman cómo obtuvo una envidiable figura gracias al uso de varias fajas.

 

De hecho, añade que tiene varias clientas entradas en edad que prefieren las tipo G string, ya que le dan mayor definición a las nalgas. También es importante que las personas sepan que existen diferentes niveles de compresión dentro de las fajas que van desde small, hasta ultra dependiendo el resultado que se desee.

Recomendaciones a la hora de elegir una faja

“Es importante que determines para qué tipo de eventos deseas usarla, cuánto tiempo la tendrás puesta, para qué tipo de vestido y qué área deseas disimular”. Rodríguez indica que no es lo mismo una faja de diario, que una que vamos a utilizar para una ocasión especial, ya que para la del diario necesitamos mayor comodidad.  

  1. “Un error muy común que cometen las personas al comprar fajas es seleccionarlas demasiado grandes porque no quieren sentirse muy apretadas o muy pequeñas para lucir más delgadas”, añade. Según la empresaria, ambos casos son un error, ya que en el primero si la faja es muy grande no ofrecerá ningún control en las áreas que se quieren moldear y en el segundo, puedes terminar logrando lo opuesto a lo que te propones.
  2. “Aunque la faja color nude es la más versátil, para vestidos oscuros se recomienda una faja negra”, recomienda.
  3. “Lo ideal es lavarlas a mano con agua fría y dejarlas secar al aire  libre. El calor estira la tela”.
  4. “Para trajes tipo sirena, recomiendo la faja corte imperio (debajo del busto) hasta la pantorrilla”, explica Rodríguez.  
  5. “Evita las fajas tipo panty con vestidos entallados. En ese caso, prefiere las corte imperio hasta medio muslo”.