Los 3 errores que cometemos con las toallitas para limpiar maquillaje

A veces pensamos que algunos procesos de belleza son sencillos. Y, aunque en algunas ocasiones tenemos razón, nunca está de más aprender cómo mejorarlos para que den resultado.

La revista SELF entrevistó a la dermatóloga Debra Luftman, quien es integrante del Simple Skincare Advisory Board, para saber cuál es la mejor técnica para usar las toallitas de limpiar maquillaje. Probablemente, lo has estado haciendo mal, por lo que conviene prestarle atención a estos errores comunes que cometemos al utilizarlas.

1. No estás pasando las toallitas en la dirección correcta

Debes pasarlas por el rostro de afuera hacia adentro, para evitar regar cualquier bacteria dañina. “Hay más bacterias en el centro del rostro”, explica Luftman. “Querrás comenzar en el área donde hay menos bacterias y moverte hacia adentro, para que evites mover las bacterias por toda tu cara”. La Zona-T (barbilla, nariz y frente) tiene más glándulas sebáceas por pulgada cuadrada que el resto del rostro. Eso significa que bacterias como la que ocasiona el acné tengan más oportunidad de prosperar. Además, el área alrededor de la nariz es propensa a las bacterias. “Cualquier apertura puede traer más bacterias desde el cuerpo, así que pasar el paño por la nariz puede propagarlas al resto de la cara”, detalla Luftman. Además, el calor de tu respiración también alienta el crecimiento de bacterias.

2. Presumes que la toallita quita todo el maquillaje

Si utilizas poco maquillaje, quizás puedas utilizar únicamente las toallitas antes de acostarte. Pero, si tienes una rutina completa de maquillaje, la toallita es apenas un paso dentro del proceso de limpieza. Debes lavar con un limpiador en espuma o aceite para ayudar a remover el maquillaje que no haya quitado la toallita. Irte a dormir con cualquier residuo de maquillaje puede ocasionar que se tapen los poros y acumules bacterias y aceites que provocan el acné. Debes tener especial cuidado con el maquillaje de ojos. “He visto mucho daño recientemente a las pestañas por estrujarlas para quitar el rímel a prueba de agua”, cuenta Luftman. Así que, utiliza un removedor de maquillaje de ojos para quitar cualquier rastro de delineador de ojos, mascara o sombra.

3. No usas las toallitas antes y después del gimnasio

Es importante eliminar todo el sudor tan pronto terminas de ejercitarte. Así evitas que se tapen tus poros. “Cuando tienes calor y estás sudando, eso es el ambiente ideal para las bacterias”, asegura la dermatóloga. Así que incluye un paquete de toallitas para limpiar maquillaje en tu bulto del gimnasio para limpiar tu rostro antes y después de hacer ejercicios. Querrás usarlo antes de entrenar, para evitar que la base tape los poros y evite que sudes correctamente.

Así que, ya que conoces estos consejos, busca la marca de toallitas para quitar maquillaje que mejor se acomode a tu presupuesto y a tu piel. No olvides leer cuidadosamente las indicaciones del empaque para saber si son las que te convienen.