Los 7 errores que cometes al aplicarte blush

El blush es, quizás uno de los productos más subestimados en tu estuche de maquillajes. La mayor parte del tiempo, es porque puede intimidar a quienes no tienen mucha experiencia. Pero, es un producto que incluso puede aplicarse con los dedos.

(vía Tumblr)
(vía GIPHY)

Ahora bien, hay unas guías que debes considerar para evitar parecer un payaso. La revista SELF entrevistó a la maquillista Jenny Patinkin y a la maquillista de celebridades Fiona Stiles en busca de sus consejos.

Estos fueron los errores que sugieren evitar y los trucos que debes seguir para lograrlo.

1. Intentas ponerte blush en polvo sobre base líquida

Cuando se trata del blush, querrás aplicar consistencias similares. Esto es: si vas a usarlo en polvo, asegúrate de aplicarte polvo antes de colorear tus mejillas. “Si intentas aplicar blush en polvo sobre base líquida, el pigmento se chorrea y será imposible que se mezcle bien”, indica Stiles. El polvo, además se puede quedar pegado en las partes más grasosas del rostro. La misma regla aplica si el blush que usas es en crema. “Si usas un blush en crema, aplícalo sobre la base y antes de sellar el look con el polvo”.

2. Tienes miedo de usar nuevos tonos

Encontrar el tono perfecto del blush es un asunto de intento y error. Aquí, algunas guías: El blush con color intenso puede verse demasiado extremo en pieles muy claras. Si ese es tu caso, busca fórmulas con tonalidades crema, que son más fáciles de armonizar. “Las pieles color olivo pueden usar prácticamente cualquier tono de blush (excepto si son demasiado pálidas) y las pieles más oscuras se ven espectaculares con colores más bronceados o con rosados de tonalidad más fría”, sugiere Stiles.

Lee también: ¿Estás usando las brochas adecuadas para maquillarte?

Y no olvides el color marrón. “Es como un híbrido entre bronceador, contour y blush”, explica Patinkin. “En un solo paso, defines tus mejillas y añades calidez a tu tono de piel. Además, el blush marrón suele tener algo de rosado, con lo que también obtienes algo de color”. Además, debes tener cuidado con la textura. Si tienes líneas finas, evita el brillo. “Esas partículas brillosas son más pesadas que las partículas en polvo, así que se acomodan en el fondo de esas líneas y las acentúan”, afirma Patinkin.

3. No tomas en cuenta la forma de tu rostro

(vía Tumblr)
(vía Tumblr)

Al igual que el contouring, puedes usar el blush para balancear tus facciones. Si tienes un rostro cuadrado o en forma de corazón, concentra el color en las mejillas. Si tu rostro es alargado u ovalado, puedes aplicarlo en la parte superior de los pómulos. Las mujeres con el rostro redondo, deben enfocar el rubor en los lados de las mejillas, en lugar de hacerlo sobre ellas.

4. Estás usando las herramientas incorrectas

Sí, puedes utilizar tus dedos para aplicarlo. Sin embargo, Stiles prefiere una brocha de doble fibra. “La fibra doble ayuda a dispersar uniformemente el producto para una aplicación íntegra”, dice. Patinkin, por su parte, prefiere utilizar una brocha densa. “Es muy difícil lograr una forma redonda con una brocha plana o cuadrada”, advierte. “Si quieres aplicar blush en las mejillas, querrás usar algo redondo”.

5. Aplicas el rubor como tu último paso al maquillarte

Stiles aplica el blush después del contouring, pero antes de agregar highlighter. “Prefiero dejar el highlighter para después, porque si usas un blush que tenga suficiente brillo, quizás acabes dándote cuenta que no necesitas aplicarlo”, detalla. Patinkin también recomienda ajustar tu blush una vez te pases lápiz labial, pues ambos colores deben complementarse bien.

6. Exageras a la hora de aplicarlo

Nos pasa a todas. Llenas la brocha de polvo y acabas con una mejilla más rosada que la otra. Por suerte, existe un remedio. “Si aplicaste la base con una esponja, puedes usarla suavemente para remover el exceso de blush”, asegura Patinkin. “Es la manera más fácil de hacerlo sin que afecte la forma de tu maquillaje”.

7. No te aplicas suficiente blush si vas a salir en fotos

Si piensas tomarte muchas fotos, querrás añadir un poco más de color en tus mejillas. “Siempre le digo a las novias, que deben usar un 20 por ciento más de blush que lo que usan en un día normal, para balancear las luces”, afirma Patinkin. “Si no estás usando suficiente, puedes perder la dimensión de tus mejillas”.