Madrid se convierte en la capital de la moda

View Gallery 20 Photos

El Mercedes-Benz Fashion Week en Madrid (MBFWM) arrancó con una cartelera de diseñadores y competencias donde lo mejor de la moda en Europa se ha desbordado en propuestas impresionantes donde se han mostrado piezas impecables, originales y una selección de tendencias que promete cruzar los mares.

En esta edición, la pasarela de MBFWM, además de incorporar a Charo Izquierdo como la nueva directora, presenta grandes novedades como la participación, de Custo Barcelona, Marcos Luengo y Menchén Tomás.

Maya Hansen sedujo con su geometría sobre la figura, manteniendo una invitación abierta apta para la femme fatale del 2017.

Ion Fiz celebró su décimo quinto aniversario sobre la pasarela y a modo de letanía convirtió el número 15 en el tema de su colección: 15 tejidos, 15 colores, 15 texturas, 15 siluetas, 15 estampados, 15 complementos, 15 excusas, 15 momentos, 15 mujeres, 15 estilos, 15 segundos, 15 minutos, 15 horas, 15 excesos, 15 artistas describiendo así el que, el cómo, el cuándo y el porqué de su nueva propuesta que va de la mano con su más reciente reconocimiento, un dedal de oro y su debut en el Paris Fashion Week.

María Escote hizo del arte pop el protagonista de una muestra de pantalones skinny, trajes en lurex, chaquetas ochenteras, y un collage sobre terciopelo. Botas multicolor en gamuza, que complementaron sastres en estampados explosivos. Todo esto definió una colección intensa, en combustión, la cual Escote utilizó para embullar, y así cautivar a su público.

Devota y Lomba mostró una colección de sastres con detalles como chaquetas con manga ancha en lana virgen, trajes de dos piezas con camisas de etiqueta y blusones con cuello V profundo que además servían como el nuevo chaleco. El sastre es visualmente redefinido y estos supieron cómo desarmarlo, haciendo que el ruedo de la camisa sea parte de la silueta.

Francis Montesinos presentó una colección irreverente y fantasiosa llena de estampados de hortensias, e inspirada en personajes como Adán y Eva, gaiteros de Asturias y el paisaje de ese hermoso destino. El chiffon, la piel, el punto fueron llevados a la floresta, al campo en creaciones de aspecto de camuflaje, galas de alfombra roja, moda de fiesta y abrigos para ser lucidos en las grandes capitales del mundo.

Juan Vidal presentó una muestra inspirada en el lejano oriente. Vestidos en telas destellantes, cortados al bies. Sedas y chifones con un aire de lencería, repleta de brillo, cintas, plumas y lanas llamativas hicieron de esta una colección femenina y sexy.

Agatha Ruiz de la Prada ofreció una moda literalmente apetecible. La más reciente colección de la artista es una bombonera de vestidos en forma de bizcochos, donas, cupcakes y dulces de todo tipo. Entre este desfile azucarado e irreverente se mostraron vestidos cortados al bies, en sedas en tonos de azúcar glaseado.

Otras colecciones como aquella de Roberto Verino propusieron moda que le lleva de la ciudad a la playa sugiriendo un estilo de vida cosmopolita y desenfadado a la vez.