Pedro Capó, el chico it del momento

Lo mismo canta de manera magistral que actúa de manera impecable. Puede ser muy sexy y seductor, como también muy papá en mahones y tenis jugando en el parque con sus tres hijos. Canta unas baladas para derretirnos y también mueve sus caderas de una forma única. Como si fuera poco, tiene un aroma exquisito… o sea, porque recientemente lanzó su propia fragancia “Libre”. ¿Su nombre? Todos lo conocen: Pedro Capó.

Dijo Ricky Martin una vez: “hay que prestar atención a Pedro Capó”, y no se equivocó. Su música suena constantemente en las ondas radiales, su concierto estuvo lleno a capacidad, ha sido portavoz de diversas marcas, escribe canciones para otros artistas, fue nominado a dos Latin Grammy, y lanzó un perfume, entre muchas otras cosas que tan solo le ocurrieron en el 2015. Es sin duda el chico it del momento y es que Pedro se roba los corazones de todos, no solo por su físico, sino por su buena vibra, su don de gentes, por ser un superpapá y por su sencillez. El amor por la música le viene en la sangre y desde muy niño sabía que la composición le iba a llegar en algún momento. El arte de escribir canciones era parte de su naturaleza y rutina diaria. Su papá escribía canciones y desde pequeñito reconocía que su abuelo Bobby Capó, también lo hacía. “Mi papá siempre me enseñaba lo que escribía, recuerdo que desde mis cinco años teníamos esa dinámica de escuchar lo que él componía. Hacía mis rimas y me inventaba canciones”, rememora el autor de temas como “Vivo”, “Fiebre de Amor”, “Disparo al corazón” y “La Mordidita”, estas últimas dos, recientes éxitos en la voz de Ricky Martin. Ya a los diez años, Pedro cogía la caja de ritmos de su papá y escribía rap. Luego al su papá morir, tomó la guitarra y con tres o cuatro acordes comenzó a escribir su música. Fanático del rock alternativo de Draco, comenzó a delinear su futuro musical al que se sumaron más tarde influencias de la música que escuchaban sus padres, de la música de su tierra natal Puerto Rico, así como influencias de Nueva York, donde residió unos años.

Su mejor canción, asegura que aún no la escribe, pero su calidez de compositor fue merecedora de dos nominaciones al premio Latin Grammy 2015. “Soy súper duro conmigo en mi proceso de composición, algo que debería suavizar un poco, pero creo que eso es lo que me empuja también y lo que me sigue retando. Digo que la mejor canción nunca se escribirá y por eso la persigo y el perseguirla es el ejercicio. La de más impacto diría que es “Vivo”. Es una canción que nació en siete a diez minutos, luego de un retiro espiritual y fue como que salió de mí. No tomo responsabilidad completa por la canción. Fue algo mágico, lloré cuando la escribí solo en mi apartamento en Nueva York y empecé a llamar gente para que la escuchara. Curiosamente la disquera no la quiso en aquella ocasión, se ignoró e irónicamente fue la canción nominada al Latin Grammy 2015”, establece con la sencillez y paz que lo caracteriza.

“Digo que la mejor canción nunca se escribirá y por eso la persigo y el perseguirla es el ejercicio”.Pedro Capó

Un papá y chef de primera

Pedro es así, nada de mucha fanfarria ni glamur. Es un tipo muy relajado que prefiere pasar desapercibido, fanático de la serie The Blacklist y que gusta jugar pimpón. Hace unos meses se mudó junto a su esposa y tres hijos a Florida buscando precisamente un espacio más tranquilo para sus tres retoños Javíh, de diez años; Bobby, de cuatro, y Salvador, de dos. “Me gusta estar allá porque puedo ir a la farmacia hasta en chancletas. Pero lo primordial es por mis niños, porque la figura pública soy yo, no ellos. Cierto ruido que viene con esto de ser famoso –por así decirlo– es bonito porque es señal de que las cosas están funcionando, pero mientras menos ellos se afecten por ese ruido, mejor”. Asimismo, este famoso papá-cito asegura que su relación con la fama la lleva más o menos bien, por el simple hecho de que no se la cree. Sin embargo, para su hijo mayor no es tan fácil.

“No me gusta exagerar mi vida ni creerme la exageración que a veces trae esta vida artística”, afirma. (Foto: Felipe Torres)
“No me gusta exagerar mi vida ni creerme la exageración que a veces trae esta vida artística”, afirma. (Foto: Felipe Torres)

“Él sabe y lo celebra, pero también le afecta porque me dice ‘¿ya te vas de nuevo? Te extraño mucho’ y eso es durísimo. Pero cada vez que estoy con ellos me entrego totalmente para pasar el mejor tiempo juntos y que sea de calidad. Estoy ‘esbaratao’ porque el tiempo es para ir a la clase de artes marciales, a la obra de la escuela del otro, buscarlos a la escuela, crear espacio para ir al cine, etc. Pero sino, no estuviera feliz y eso es vital para todos, para mí, para ellos y para nuestro núcleo familiar”.

Además de pasar tiempo con sus hijos, a el también actor, le encanta la cocina. “Vengo de trabajar en restaurantes por ocho años. He pensado en la idea de establecer algo. Todavía no creo que sea el tiempo, pero si fuera a hacerlo sería algo pequeño, con buen gusto, quizás con un poquito de lectura y poesía”, comenta con entusiasmo mientras menciona la lista de platos que confecciona que van desde pasta y comida criolla, hasta guisos, sopa y asar al carbón. “Soy un ‘fiebrú’ de la cocina. Me gusta inventar e ir al supermercado a comprar los vegetales, el vinito y toda la cosa”, relata entre risas quien hace poco lanzó al mercado la fragancia “Libre” y como actor, ha participado en la producción de off-Broadway Celia: The Life and Music of Celia Cruz y en las películas Shut Up And do it! y Paraiso Travel, entre otras.

Entre el yoga y la moda

Con un menú tan variado preparado por el propio chef Capó, la dieta es algo que vela muy de cerca. “Hay tiempos en los que soy muy enfocado y solo como proteínas limpias, ensaladas y vegetales cinco veces al día en porciones controladas, y dos litros de agua. Pero tengo que decirte que amo la comida criolla, así que lo que trato es de crear un balance que hasta el momento me ha funcionado porque se me hace difícil negarme a un buen lechón o a un plato de arroz con habichuelas”, establece entre risas. Junto a su régimen alimenticio, va de la mano una rutina de ejercicios que varía de acuerdo con su estado de ánimo o su calendario profesional. “En ocasiones hago yoga, y en otras recurro a entrenamiento de gimnasio con rutinas diseñadas para mí. Asimismo camino en ayuna o corro”.

Su estilo es muy natural… de esas personas que comoquiera que se vista, se ve bien. (Foto: Felipe Torres)
Su estilo es muy natural… de esas personas que comoquiera que se vista, se ve bien. (Foto: Felipe Torres)

Ayunar es parte también de retiros espirituales a los que recurre cuando cree son necesarios para despejarse o encontrarse a sí mismo. “Soy de los que cree en todo lo que funcione y también creo en el karma porque somos receptores y transmisores de energía, como la radio, y si mandas una frecuencia equivocada, esa frecuencia te regresará”. Del otro lado, Pedro es un tipo muy a la moda y no es que ande fijándose en las últimas tendencias, es que su estilo es muy natural… de esas personas que comoquiera que se vista, se ve bien. “Me pongo la ropa con la que me sienta cómodo. Tenis, mahones y T-shirt para mí es lo perfecto”. Sus tatuajes, el look de su peinado y sus múltiples pulseras, son los accesorios que complementan a la perfección cualquier estilo. “La moda es también un arte, eso hay que reconocerlo por más frívolo que muchas personas puedan pensar que es. Es un modo de expresión, un mundo de creativos y en eso guarda mucha similitud con la música”.

Pedro es simplemente un artista completo. Lo notas en su pasión por lo que hace. Para los que no lo han visto actuar, se llevarán una sorpresa cuando este año lo vean en varios proyectos actorales que tiene en agenda. El pasado año filmó el piloto de una serie de la cadena TNT y tiene dos películas en agenda aquí en Puerto Rico, así como su posible regreso al teatro musical. “Hay que estar loco y amar esto porque sino, no le funcionaría a nadie. Soy una persona que se contradice mucho. Hay días que soy muy sencillo y en otras complicado, pero diría que soy una persona real, con los pies en la tierra. No me gusta exagerar mi vida ni creerme la exageración que a veces trae esta vida artística”, concluye.

 

Arreglo personal: Ingrid Rivera

Fotos: Felipe Torres

Stylist: Leyshla Mauro