Playa o campo: luna de miel en Puerto Rico

Déjense seducir por las playas hermosas, de agua cristalina y arenas que invitan a pasar días soleados junto al amor de tu vida. Quizás el verdor del interior isleño se convierta en el testigo silente del inicio de su vida de casados. ¡Opten por pasar su luna de miel en Puerto Rico!

Déjense seducir por los atractivos que se concentran en Cabo Rojo. Boquerón es el hogar de una de las playas más visitadas, así como de un poblado que es muy frecuentado gracias a sus restaurantes de temática variada, kioscos de frituras y ambiente relajado. ¡Verán lo bien que se pasa!

Si desean tomar fotos impresionantes, el lugar a visitar es el faro Los Morillos. Además de la estructura construida en 1882 —aún en funcionamiento— hay veredas que se pueden recorrer a pie o en bicicleta. Otros lugares que no deben dejar de visitar:

  • La Playuela – Al pie del faro Los Morillos ubica esta joya de la naturaleza. Feliz de la vida puede pasar todo el día en este lugar.
  • Las Salinas – Incluye lagunas, salitrales, bosque seco y manglares. Esta diversidad permite que los visitantes observen aves, árboles y plantas de la región.
  • Playa Combate – Si desea un día de relajación absoluta observando el horizonte y dejándose acariciar por la suave brisa, ¡este es el lugar!
  • Joyuda – A esta zona se le conoce como “La milla de oro del buen comer” dada su variedad de restaurantes. Desde el interior de la gran mayoría de los establecimientos se puede apreciar la vista al mar, a los manglares, a la isla de Ratones y a la laguna.

 

Majestad verde

Por su parte, El Yunque es el único bosque tropical bajo el Sistema de Parques Nacionales de los Estados Unidos les espera en Río Grande. La experiencia debe comenzar acudiendo el centro de visitantes El Portal, donde obtendrán información tanto sobre las veredas como de las excursiones disponibles.

La cascada La Coca, el centro de información Palo Colorado, el sendero La Mina y su cascada son paradas obligadas en esta aventura. El verdor de la zona y la tranquilidad que allí se experimenta se manifiestan al llegar a la torre de observación que ubica en Mt. Britton. La vista que se divisa es simplemente increíble. ¡Una de las más hermosas que haya visto!

Atractivos adicionales para su consideración:

  • Baño Grande – Es una piscina artificial construida en 1930 que cuenta con un camino de piedras y una estructura que se utilizaba como casa de baños. Aunque no es permitido bañarse en ella, su entorno invita a tomar fotografías espectaculares.
  • Big Tree – Esta es una de las dos veredas que se toman para llegar a la cascada La Mina.
  • Baño de Oro – La belleza que explorará durante la travesía por esta vereda bien merece la pena dada la variedad de árboles, plantas y arbustos.
  • Puente Roto – Es una zona tranquila en la que se puede pasar parte del día disfrutando de un tramo del río Mameyes.
  • Angelito – Es una vereda corta y fácil de caminar que por lo regular está menos congestionada que otras. La gran recompensa: la piscina natural que se forma en el río Mameyes.