We talked a lot on the field about adjustments about splits, about formations, said. My Mum was a wonderfully kind and generous person who was a great mother to her five children. Gasol followed 2008, when he signed after the Grizzlies acquired his much-overlooked rights earlier trade of Jason Taylor Jersey Joe Berger Womens Jersey Pau Gasol. Nylander hasn't taken a shootout attempt this , although he was 0 at the end of last . Louis Blues, Tarasenko has the Larry Csonka Youth Jersey of quick, accurate hands that create offense Zaza Pachulia Jersey the most Authentic Brett Kern Jersey of situations and shoot pucks into the smallest openings. And I promise that we make both groups consistent again this year, he said. It doesn't feel that long ago that Collison was one of the Oklahoma City Thunder 's most valuable players.

He Morgan Moses Jersey the much, and that's why he's good at what he does.

Preguntas que saben a dulce de alcantarilla – IMAGEN

Preguntas que saben a dulce de alcantarilla

No me las han hecho (y si me las han hecho no me he enterado; para algo bueno sirven mis despistes), pero he sido testigo de muchas de esas preguntas impertinentes que podrían ser una expresión (muy mala expresión) de una preocupación genuina… o de un genuino presentamiento. El detalle es que la persona que pregunta, tiene la mala costumbre de escoger el momento menos oportuno. Es más, ¡no hay momento oportuno!; hay cosas que no se preguntan, aunque la curiosidad nos pique como si estuviéramos en una piscina hormigas.

Por ejemplo, soy muy amiga de un matrimonio que decidió no tener niños, después de todo, ¿quién dijo que todos tenemos que ser padres? No había ocasión especial, sobre todo en bautizos, Navidad o fiesta de Reyes que los suegros no aprovecharan para zumbar, delante de quien fuera, “¿cuándo vienen los nietos?” o “ustedes parece que son hermanos porque no acaban de tener un bebé” y otros horrores semejantes. Hastiados, mis amigos empezaron a ser los grandes ausentes en las reuniones familiares para evitar tener que explicar (la verdad, no tenían que explicar nada, pero eso lo entendieron después), las razones por las que decidieron no tener niños. Con el tiempo, los angustiados familiares entendieron que no importaba la presión que les pusieran, mis amigos no cambiarían su parecer y más aun, que los estaban alejando con tanta preguntaera. Ya nadie se acuerda del tema (ahora tienen otros).

Asimismo, tengo una amiga –de esas hermanas que nos regala la vida– que es felizmente soltera. Nunca se ha casado y no le interesa. Ella disfruta su soltería. Cuando era más joven (cuando estaba en “edad de casarse”), no había boda, funeral ni cumpleaños en el que no la asediaran con expresiones como “nena, y tú, ¿cuándo te casas?” o peor todavía, con dardos venenosos como “te vas a quedar pa’ vestir santos”; “vas pa’ jamona”, “después vas a estar vieja pa’ parir”… así, a to’a boca, delante de la novia, el muerto o quien fuera, con esta única sonrisa del que pretende parecer discreto a pesar de que sabe que se está metiendo en donde no le importa… y si no lo sabe, se lo imagina, ¡pero le da lo mismo! Al igual que el matrimonio del ejemplo anterior, mi amiga-hermana pasó por varias etapas. Al principio contestaba las preguntas. Como eso no funcionó, empezó a responder con una mezcla de humor y sarcasmo que por supuesto, tampoco detuvo los proyectiles. Entonces trató con lo que los otros llamaban malascrianzas: “ay mira, ¿qué te importa?” o “¿yo te pregunto qué le ves de lindo a tu marido?”. De ese día en adelante se “convirtió en una malcriá’”, pero lo cierto es que ya no le preguntan. Recuerdo que cada vez que eso pasaba delante de mí, yo sentía que los ojos se me hundían y la quijada se me iba cayendo; me imaginaba que debía tener el aspecto del asesino de Scream, todo por la vergüenza ajena que me daba cada vez que venían con la preguntita.

¿Cómo se manejan situaciones como estas sin faltarle el respeto a alguien que, queriendo o sin querer, nos está poniendo en una situación incómoda? Hay un refrán que dice que aquel que pregunta lo que no debe, escucha lo que no quiere. Aunque no hay una respuesta correcta para enfrentarse a esta cruzada, hay varias cosas que recordar. Primero, no es personal. Generalmente las preguntas o comentarios impertinentes vienen de personas que se adhieren a los estereotipos, a lo que “debería” ser. Cuando se encuentran ante sujetos o situaciones que no encajan con sus expectativas (basadas en los estereotipos), cuestionan la razón que impide que ocurra aquello que para ellos debería pasar. Para el imprudente que pregunta, no se trata de una indiscreción; asume que las cosas deben ser de una forma y si no es de esa, entonces algo está mal. Eso es desde el zapato del emisor. Desde la posición del receptor, lo que se escucha es una crítica –una mala crítica– que para él no tiene razón de ser; si no se ha casado es porque no quiere (y si es por otro motivo, es suyo y hay que respetarlo sin cuestionarlo, después de todo, un problema no es problema hasta que la propia persona reconoce que lo es). Tanto a unos como a los otros les ayudaría mucho tener siempre presente que cada persona es única, con gustos, preferencias, intereses y metas tan variados como una paleta de colores; que no hay colores feos ni bonitos, sino que depende de los gustos de cada quien así como del observador. Eso es diversidad.

En segundo lugar, es preciso entender que las críticas son parte de las interacciones sociales y debemos aprender a manejarlas para no sentirnos presionados a cumplir con tal o cual rol social. Como no somos bombones de caramelo para agradarle a todo el mundo, nuestra meta debe ser agradarnos a nosotros mismos; estar contentos y satisfechos con lo que somos, dispuestos a seguir mejorando para mantener esa sensación de bienestar. Esa plenitud y armonía con nuestro ser nos permitirá atravesar de manera asertiva esas aguas turbulentas por las que a veces nos toca navegar.

Eres el dueño de tu vida. Si sabes lo que quieres y estás seguro de que no te hace daño ni a ti ni a nadie a tu alrededor, no pierdas el sueño por lo que digan o pregunten los demás; siempre habrá alguien en desacuerdo, porque recuerda que somos diferentes y no podemos complacer a todos; complácete a ti mismo haciendo lo que te da felicidad. Presentamiento o preocupación, no es personal, es un interés que viene de una base torcida basada en los estereotipos. Así, la próxima vez que te pregunten por qué no te has casado, mira a esa persona de frente y respóndele que cuando quieras hacerlo será la primera en enterarse, mientras tanto, “cuento con que no vuelvas a preguntarme en los próximos 57 años”.

Hutchison was ranked by Baseball as the Blue Jays' ninth-best prospect 2012. He sat on the couch and watched a lot of basketball over the Nick Folk Jersey couple months as his groin healed. You just try to throw it on net. You'll have to listen Anthony Brown Youth Jersey his thoughts on , Authentic Dez Bryant Jersey idea for an all-Vikings remake of Jones Authentic Braden Holtby Jersey his thoughts Shaquill Griffin Jersey Old Bay seasoning. Signed, A Bills fan ---- Sure but let's ask the Authentic Michael Frolik Jersey question here……why would any player want to play for and the Bills? They're all connected. The 27-year-old had been working out on his own with the intentions of playing football again, a source said. Marin's only weakness is on kickoffs.